De Ucrania a Taiwán pasando por la corbata

De Ucrania a Taiwán pasando por la corbata

EFEDe Ucrania a Taiwán pasando por la corbata

Al principio de la invasión de Ucrania, los mandatarios europeos y los prebostes de la Unión Europea, con paso firme y bastante empaque, amenazaron a Putin con las penas del averno. Hablaron de guerra moderna, entendiendo por tal la económica y financiera, y prometieron adoptar tales medidas que la economía de Rusia se hundiría. Europa poseía un arma infalible, dejar de adquirir petróleo y gas al invasor.

Han pasado cinco meses y desconocemos cómo está la economía rusa, pero lo que sí sabemos es que la europea se tambalea. Es Putin el que restringe el suministro de gas y se teme que lo corte por completo, lo que, según los expertos, ocasionaría una catástrofe para países como Alemania, y el efecto se expandiría a toda Europa.

Ante el peligro de un desabastecimiento de productos energéticos en Europa, la vicepresidenta tercera aseguró reiteradamente y muy segura de sí misma que en España no existirían restricciones. Es más, cuando la Comisión Europea habló de imponer a todos los Estados la obligación de recortar el consumo de gas en un 15%, Teresa Ribera sacó pecho y le dijo públicamente a Bruselas que España no tenía por qué hacer ese recorte, ya que había hecho los deberes, y que poseía suministro de sobra y estaba incluso exportando a otros países.

Pocos días han pasado cuando el Gobierno, una vez más, donde dijo digo dice diego y han venido de Bruselas con la cabeza gacha y con la consigna de los ajustes, y no han tardado en sacar un decreto ley con una ristra de medidas muy controvertidas que son claramente restricciones al consumo. Eso sí, como siempre, echan balones fuera y encargan la gestión y el control a las Comunidades Autónomas, a pesar de que también como siempre nadie las ha consultado.

Dicen que con tales medidas se recortará el consumo en un 7%, pero este porcentaje no está dicho en ninguna parte. Lo aprobado en Europa es un 15%, aunque con el añadido de que, en función de una serie de variables, a algunos países, entre los que parece encontrarse España, se les podrá rebajar esa proporción. Lo del 7% es una estimación de Teresa Ribera.

Johnny cogió su fusil y Sánchez se quitó la corbata al anunciar las restricciones. Debió recordar sus tiempos de meritorio, allí en el Ministerio de Industria cuando era su titular Miguel Sebastián. Y así como copió de los papeles del ministerio el 80% de la tesis doctoral, ahora, en un momento tan crítico, recrea el numerito ecologista de su antiguo ministro en el Congreso de los Diputados y su disputa con Bono.

Sebastián y Sánchez van a salvar el planeta quitándose la corbata. Bien es verdad que de Sebastián no me acuerdo, pero Sánchez, después de gesto tan valiente, cogió el helicóptero para trasladarse de la Moncloa a Torrejón y después el Falcon para ir a Lanzarote.

El Gobierno de Sánchez cambió el nombre del ministerio de Medio Ambiente por el de Transición Ecológica para estar más acorde con los tiempos actuales y con la orientación de la UE, pero esta es veleta y gira hacia donde gira Alemania, y ahora resulta que la energía atómica y el gas son energías verdes. Sin tardar mucho, lo será también el carbón; el país germánico ya se ha inclinado hacia su consumo. Y es que los países satisfechos de Occidente son ecologistas, pero solo hasta cierto límite. Están poco decididos a sacrificar grados en su bienestar. La ecología es cara.

Ni EE. UU. ni la UE están dispuestos a entrar en una guerra. Por eso deberían tener más cuidado con sus bravuconadas, sobre todo cuando se dirigen a países menos satisfechos y con regímenes más despóticos, donde el lavado de cerebro es más sencillo y la opinión pública cuenta poco. Después dicen eso de que la OTAN solo tiene una finalidad defensiva. Ninguna de las guerras en las que ha intervenido hasta ahora ha sido de carácter defensivo.

Nancy Pelosi, que quizás debería estar ya jubilada (hay que ver el empeño de algunos en morir con las botas puestas), ha ido a tocar las narices a los chinos y estos se han encabritado. Ya a finales de abril, principios de mayo, la presidenta de la Cámara de Representantes fue a Polonia y a Ucrania a visitar a Zelenski y a garantizarle que cuenta con todo su apoyo y el de EE. UU. Ahora en Taiwán ha asegurado que EE. UU. no les dejará solos, y que su país mantendrá todos sus compromisos. Imagino que, mirando de reojo a Ucrania, los taiwaneses se habrán echado a temblar y habrán dicho: por favor, no nos ayuden.