Ni versos sueltos ni ministros independientes

Don Ángel Gabilondo, siguiendo las instrucciones de la factoría de montajes dramáticos de la Moncloa, se presentó como soso, serio y formal. Ello no ha sido óbice para autodefinirse como verso suelto. Es comprensible el interés del candidato socialista por distinguirse en esta campaña electoral del sanchismo. Un poco tarde y una operación imposible. No […]