Audi SQ5 TDI

 

Con un par máximo de 700 Nm y 347 CV de potencia, el Audi SQ5 TDI tiene un compresor eléctrico, que asegura que el par está disponible justo por encima del régimen de ralentí.

El motor 3.0 V6 combina una potencia sobresaliente e instantánea con una gran eficiencia. Con .347 CV y 700 Nm de par que está disponible de forma continúa en un margen muy amplio de régimen. El V6 diesel acelera hasta los 100 km/h en 5,1 s, con una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. En el ciclo NEDC el consumo combinado es de 6,6 – 6.8 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de 172 – 177 g/km de CO2. Está certificado según la normativa de emisiones Euro 6d-temp.

El sistema eléctrico principal de 48 V incluye un compresor eléctrico y un sistema Mild-Hybrid. La energía se almacena en una batería de iones de litio con una capacidad de 10 Ah, situada bajo el piso del maletero. Un convertidor de corriente continua (CC/CC) conecta el sistema eléctrico convencional de 12 V.

El compresor eléctrico es un complemento ideal para el turbocompresor. Lo ayuda siempre que el flujo de escape proporcione una energía demasiado pequeña para mover la turbina, por ejemplo, al arrancar y al acelerar en una gama baja de régimen, hasta 1.650 rpm. Está situado en el circuito de aire después del intercooler y cerca del motor. Si hay una demanda de carga grande mediante el acelerador, pero la presión del turbocompresor todavía es demasiado pequeña, entra en funcionamiento el EPC. Un compacto motor eléctrico con 7 kW de potencia acelera este compresor hasta 65.000 rpm en apenas 300 milisegundos, lo que genera una presión de 1,4 bares.

El sistema MHEV del Audi SQ5 TDI puede reducir el consumo de combustible en condiciones reales de circulación en hasta 0,7 l/100 km. Su elemento central es un alternador que hace las veces de motor de arranque, movido por una correa y conectado al cigüeñal. Durante la deceleración, puede recuperar hasta 12 kW de potencia. Esta energía eléctrica se almacena en la batería de iones de litio. Si el conductor deja de pisar el acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el Audi SQ5 TDI puede recuperar energía o avanzar en modo de marcha por inercia, bien con el motor desembragado al ralentí o bien apagado, hasta un máximo de 40 segundos.

De la transmisión de la potencia se encarga una caja tiptronic de ocho velocidades. Sus marchas inferiores tienen relaciones cortas y deportivas, mientras que las superiores son largas para reducir el régimen del motor y el consumo. Como todas las versiones S de Audi, el SQ5 TDI incorpora de serie tracción total permanente quattro, con una relación 40:60. Si se detecta un deslizamiento excesivo, dirige la mayor proporción de par hacia el eje con mejor tracción.

La gama de sistemas de infotainment en el Audi SQ5 TDI sigue un concepto modular. La versión superior es el MMI Navegación plus con MMI all-in-touch y una pantalla de 21,1 cm Uno de los componentes incluidos en esta versión superior es el Audi connect, que conecta al SQ5 TDI a Internet a través de LTE (4G) y es capaz de proporcionar, opcionalmente, un punto de acceso Wi-Fi para los dispositivos móviles de los pasajeros.

Los faros y las luces traseras del Audi SQ5 TDI tienen de serie tecnología LED; los intermitentes dinámicos delanteros y traseros envían señales inconfundibles. Las carcasas de los retrovisores exteriores y la fijación del difusor cuentan con un acabado deportivo en aluminio brillante. Las molduras en las puertas en el color de la carrocería son otros elementos que destacan la deportividad del Audi SQ5 TDI, para el que se reserva en exclusiva el color de carrocería negro pantera.
El interior de tono oscuro acoge al conductor y a los pasajeros. Las costuras de contraste en el volante deportivo de cuero y en los asientos deportivos crean un ambiente elegante y dinámico. Los asientos deportivos S, tapizados en cuero y Alcántara, se pueden realzar con una tapicería en nappa fina con un patrón de rombos y función neumática de masaje. El equipamiento de serie incluye llantas de aluminio fundido de 20 pulgadas con diseño de estrella de cinco puntas, faros LED y suspensión específica S con control de amortiguación. También son parte del equipamiento estándar la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades, la tracción total permanente quattro, los asientos deportivos de cuero/Alcántara y el volante multifunción de tres radios forrado en cuero. El nuevo Audi SQ5 3.0 TDI comenzará a llegar a los concesionarios después del verano de 2019, con un precio base de 67.750 euros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *