Audi R8 V10 RWS

El Audi R8 V10 RWS mide 4,42 m de largo y 1,94 m de ancho, tanto la versión Coupé como el Spyder. Con el habitáculo muy adelantado, la parte trasera alargada y una distancia entre ejes de 2,65 m,

Gracias a una combinación de distintos materiales, este bastidor pesa solo 200 kg y comprende un 79% de aluminio y un 14% de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP).

Llega al mercado en una serie limitada de 999 unidades con carrocería Coupé y Spyder. Con este lanzamiento, Audi Sport GmbH amplía la gama del R8. La nueva versión se fabrica exclusivamente a mano en las instalaciones de producción del R8 en “Böllinger Höfe” y tiene propulsión trasera.

El motor V10 no solo es uno de los últimos propulsores atmosféricos en este segmento, también se utiliza en competición con una configuración casi idéntica a la de la versión de producción. Solo hemos tenido que hacer unos ajustes mínimos para cumplir la normativa”.

V10 5.2 FSI: uno de los últimos motores atmosféricos en este segmento El motor V10 situado en posición central del Audi R8 V10 RWS proporciona 540 CV y alcanza su par máximo de 540 Nm a 6.500 rpm. Con el motor 5.2 FSI, el Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 s (Spyder: 3,8 s) y alcanza una velocidad máxima de 320 km/h (Spyder: 318 km/h). La versión de techo cerrado tiene un consumo de carburante de 12,4 l/100 km (283 g/km de CO2) y la de techo abierto, de 12,6 l/100 km (286 g/km de CO2).

Una suspensión especialmente ajustada que permite un deslizamiento controlado. El Audi R8 Coupé V10 RWS pesa 1.590 kg que son 50 kg menos que el Audi R8 Coupé V10 con tracción quattro, que requiere componentes adicionales si lo comparamos con la versión de propulsión trasera, como el árbol de transmisión, el embrague multidisco y el diferencial en el eje delantero. Una suspensión y un sistema dinámico de estabilidad especialmente adaptados a la propulsión trasera aseguran un placer de conducción sobresaliente.

El ajuste de la suspensión y de los sistemas de control hacen posible un derrapaje controlado. Para realizar estas maniobras, el conductor debe seleccionar el modo “dynamic” en el sistema de conducción dinámico Audi drive select, que forma parte del equipamiento de serie, y activar el modo ESC sport. Cuando se alcanza cierto límite, el control de estabilidad ESC entra en funcionamiento de forma segura. La dirección asistida electromecánica asegura la precisión.

El R8 V10 RWS equipa de serie llantas de aluminio forjado de 19 pulgadas con cinco radios y pintadas en negro, y los neumáticos son de 245/35 para el eje delantero y 295/35 en el eje trasero.

El carácter purista de la nueva variante del R8 está acentuado por elementos acabados en negro mate, como la parrilla Singleframe y las tomas de aire delanteras y traseras. La parte superior del sideblade (en el Coupé) está acabada en color negro brillante, mientras que su parte inferior es del mismo color que la carrocería. Como en el Audi R8 LMS GT4, el Audi R8 V10 RWS Coupé también cuenta con la opción de la banda decorativa en color rojo Misano que recorre el capó, el techo y la parte trasera.

El conductor y el pasajero disponen de asientos deportivos situados en una posición muy baja, tapizados en cuero y Alcántara. Bajo pedido están disponibles asientos de tipo bacquet. En el Coupé, tras estos asientos se dispone de un espacio de carga de 226 litros, al que se añaden los 112 litros del compartimento de equipajes en la parte delantera. El salpicadero porta el emblema “1 de 999”, una referencia al número de esta serie limitada.

Audi admite pedidos para el Audi R8 V10 RWS en Alemania y en otros países europeos desde otoño de 2017, y los primeros modelos se han entregado a principios de 2018. En España, el precio del Coupé parte de los 168.500 euros; y el del Spyder arranca en 183.520 euros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *