Mitsubishi ASX 2013 (Prueba)

Mitsubishi, desde mediados del siglo xx siempre ha sido una marca puntera en Todo terreno. Ahora nos presenta una nueva versión del modelo ASX, un Todo camino compacto y de líneas muy atractivas que tuvimos la ocasión de conducir durante su presentación.

El nuevo Mitsubishi ASX, pertenece al mismo segmento del Nissan Qashqai, el Ford Kuga y el Hyundai iX35 o el Kia Sportage, segmento que es el único que medio mantiene el tipo, a pesar de los duros momentos que atraviesa el sector del automóvil.

El ASX, desde su presentación hace ahora casi tres años se ha hecho un hueco apoyado sin duda por la calidad y prestigio de la marca, por un precio muy ajustado en relación a su equipamiento y por una estética atractiva.

En el modelo 2013 se han efectuado una serie de mejoras, actualizando algunos detalles. Los pilotos traseros son ahora de LED’s, lo que junto a los terminales de escape cromados, dan un nuevo aire a la parte trasera. Las mejoras exteriores se completan con intermitentes integrados en los retrovisores abatibles, desde ahora de tipo continuo en lugar de los diodos anteriores.

En el interior el volante multifunción de nuevo diseño. También son nuevas las tapicerías de los asientos y los paneles de las puertas. El equipo de sonido se toma directamente de su hermano mayor el Outlander, con pantallas táctiles de 6,1”, reproductor de CD y MP3 y 6 altavoces.

La nueva versión Kaiteki que equipa un motor Clean Diesel 220 DID de 150 CV y 360 Nm de par, que se complementa con una caja de cambios automática de 6 relaciones y gestión secuencial a través de levas en el volante o mediante la propia palanca de cambios.

Este motor tiene unas características mecánicas muy avanzadas, como su fabricación enteramente en aluminio o su bajísima relación de compresión (para ser u diesel) de solamente 14.9, que es la más baja de todos los diesel de automoción que se fabrican, lo que redunda en mayor suavidad y menor rumorosidad. También cuenta con control electrónico de alzado variable de válvulas, siendo también la primera vez que se aplica esta tecnología a un motor diesel para turismos.

Además en aras de reducir lo máximo posible la contaminación, todos los Mitsubishi ASX cuentan con un sistema Auto Stop & Go que arranca y para automáticamente el motor cuando el vehículo se detiene. Una dirección con asistencia eléctrica y un sistema de regeneración de frenado, consiguen que el ASX solo emita de media 5,8 l/100 kms, y 153g/km, por kilometro, una cifra algo menor que la mayoría de sus competidores con mecánica diesel y una potencia similar.

La versión Kaiteki monta una caja de cambios automática que el fabricante denomina “INVECS-II”. Cuenta con seis velocidades, que son seleccionadas de forma totalmente automática o secuencial a través de las levas situadas en el volante o mediante la propia palanca de cambios. Esta transmisión automática de convertidor de par, se caracteriza por unos cambios suaves y sin saltos, proporcionando un buen confort de marcha. El modo Sport, permite prestaciones extras ante determinadas situaciones de conducción. En modo automático el diferencial central tiene un acoplamiento controlado electrónicamente que determina el reparto de par óptimo delantero/trasero en base a unos sensores que miden la apertura del acelerador, velocidad del vehículo o condiciones de la carretera.

En el habitáculo las texturas y materiales han sido elegidos para conseguir un tacto y apariencia que transmita calidad. Se ha dedicado un cuidado especial a que todos los materiales del habitáculo fueran suaves. Esto llevó al desarrollo de un nuevo tipo de tapizado con textura en dos tonos contrastados, que resalta la calidad global del coche y su concepción joven y deportiva.

Durante el tiempo que pude conducirlo he notado que el habitáculo es espacioso y cómodo, con unas plazas delanteras en las que el parabrisas y el salpicadero quedan lo suficientemente lejos para dar sensación de amplitud. Las plazas traseras son amplias para que dos personas corpulentas viajen sin estrecheces. El maletero de formas regulares cubica 416 litros un tamaño relativamente grande para un SUV compacto.

El salpicadero y todos los revestimientos interiores, parece que están mejor ajustados que los de algunos de sus oponentes, además en su mayoría están fabricados en materiales blandos lo que acrecienta mucho la sensación de calidad. Las versiones más equipadas posen entre otros gadgets, un techo de cristal con su contorno iluminado con Leds, que en la oscuridad dan al habitáculo una luz tenue y difusa. Todas las versiones desde la más básica cuentan con control de estabilidad, faros adaptativos de xenón plus, que dan considerablemente mas luz que unos xenón normales, siete airbag incluido uno de rodilla, asistencia al arranque en pendientes, climatizador, además de una carrocería construida con muchas partes de acero de alta resistencia, y un largo etc. que hacen que a primera vista el precio de las versiones básicas sea más elevado que el de la competencia, aunque si súmanos todo el equipo de serie del ASX su precio es notablemente inferior a casi todos su rivales.

Una vez en marcha sorprende favorablemente el bajo nivel de ruidos que llega al habitáculo, sobre todo procedentes de la mecánica, que no suena exactamente a diesel. Las aceleraciones son francas alcanzando rápidamente las 4500 rpm sin pérdida aparente de potencia. Las recuperaciones a partir de unas 1800 rpm se muestran contundentes.

La dirección de asistencia eléctrica tiene un excelente tacto, transmitiendo fielmente lo que pasa debajo de las ruedas, recuerda a las que monta el grupo Volkswagen que son de las mejores desde hace años.

En cualquier tipo de trazado el ASX se desenvuelve ágilmente o por lo menos es la impresión que me dio durante la mañana que pudimos probarlo. La capacidad de tracción parece buena, actuando imperceptiblemente la tracción total. Los baches normales son muy bien absorbidos por cualquiera de los dos trenes de la suspensión. En algún bache muy profundo si llego a hacer tope la suspensión, pero más que nada debido a un error de conducción más que a otra cosa. El consumo después de esta toma de contacto tan poco delicada sobrepaso ligeramente los siete litros, una cifra que seguramente disminuirá en una utilización más racional. El ASX 2013 esta disponible desde 15.900 euros.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *