Chevrolet Cruce 163 cv VCDi (Prueba)

Una de las principales razones para adquirir un Chevrolet Cruze 2.0, aparte de su precio imbatible de 16.000 €, es su agradable y potente propulsor diesel de 163 cv, que tampoco tiene rival en un vehículo de su precio y tamaño

El Cruze compite en un segmento muy reñido, como es el de los compactos, aunque por tamaño y motorización tambien se encuentra cerca del segmento siguiente. Chevrolet lo coloca entre el segmento C y D, dado que su longitud es de 4.57 mts.

La carrocería, en especial la parte delantera, resulta atractiva, con un morro macizo y una parte trasera muy alemana. Se comercializa en versión cuatro y cinco puertas a la que se ha añadido recientemente una variante familiar en la que no cambia el espacio para los pasajeros pero si el maletero que aumenta desde los—hasta los—litros.

El interior destaca por un acabado muy correcto y poco sofisticado pero con un diseño moderno y fresco realizado con materiales de aparente buena calidad. Las plazas delanteras son espaciosas y tanto el ángulo de apertura de las puertas como su tamaño, permiten entrar o salir fácilmente, en las plazas traseras hay espacio suficiente para que viajen dos adultos con comodidad.

El equipamiento es amplio, e incluso en las versiones más básicas se ofrece como equipo de serie, seis air bag, ordenador de viaje, aire acondicionado, esp, cuatro elevalunas eléctricos y una larga lista. Dejando los asientos de cuero y el navegador, para la versión superior, que tambien puede contar con un sistema de sonido de gran potencia y nueve altavoces.

Muy pocas opciones de fabrica están disponibles para el Cruze, solamente paquetes de opciones cerrados que abaratan el coste y simplifican la importación, pero pueden resulta un inconveniente para algunos usuarios acostumbrados a elegir las opciones a su voluntad, aunque a buen seguro la red de concesionarios de la marca, suplirá esta pequeña carencia, ofreciendo diferentes posibilidades de configuración, al margen de las oficiales.

Chevrolet, hace tiempo que viene montando los propulsores del grupo Detroit diesel para motorizar a todos sus modelos con motor de gasóleo de dos litros de cilindrada o más. Tanto para el Orlando como para el Cruze, se recurre al silencioso 2.0 tdi en su modalidad de 163 cv, de excelentes resultados en toda la gama.

De entre todas sus cualidades, destaca el escaso consumo en relación a sus prestaciones y su buena entrega de potencia, dentro de un amplio margen de revoluciones. Otra parte positiva es una rumorosidad muy contenida, llegando el sonido a diesel muy amortiguado al habitáculo, a no ser en fases de fuerte carga, donde se escucha con claridad.

La aceleración que proporciona es buena en todo momento, aunque aun son mas contundentes las recuperaciones en marchas largas, no haciendo necesario reducir de velocidad, si nos encontramos por encima de 1600 rpm, al alcanzar las 2000 rpm el empuje se torna muy energico, conservándose así hasta cerca de su potencia máxima, donde como es lógico comienza a decaer aunque sin brusquedad. Esta potencia mezclada con la excelente elasticidad, permite tirar al propulsor de un desarrollo en 6ª de casi 52 kmh, muy conservador hoy día y muy adaptado a su potencia y peso además permite alcanzar un consumo bajo.

Para la suspension se utiliza un esquema clásico en el segmento, con un tren delantero MaPherson, compacto y ligero, que digiere con facilidad la potencia del propulsor, proporcionando además un buen guiado. En el tren trasero, nos encontramos con un sistema de rueda tirada con elemento torsional que proporciona un buen aplomo y ocupa poco espacio lo que repercute en la amplitud del habitáculo.

El Cruze, hereda algunas de las virtudes de sus hermanos mayores en materia de reglajes de suspension, que le proporcionan una buena relación entre comodidad y eficiencia. Las irregularidades son absorbidas sin brusquedades y al mismo tiempo la carrocería ni asume importantes inclinaciones, ni pierde un la trayectoria elegida. Posé la asistencia justa, no resultando pesada en parado, ni sensible a velocidad elevada, confiriéndole un tacto ágil y firme, que resulta agradable y descansado según pasan los kilómetros.

El Chevrolet Cruze, se ha hecho un buen sitio entre los compactos del segmento C, estando en cuanto a ventas a la par con el Skoda Octavia, y superando por mucho al VW Jetta ó a un Seat Exeo.

Una excelente motorización, una estética definida y un precio bastante más bajo que sus competidores, son virtudes suficientes para explicar el porqué de su excelente acogida en el mercado Europeo.

Se puede adquirir un Chevrolet Cruze diesel de 163 cv desde16.000 €

La versión más económica con motor de gasolina 1.6 de 124 cv, no cuesta más que 12.000€

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *