Mercedes Benz E 250 Cdi Bluefficiency, el rey de la economia

Resulta increíble que un automóvil de dos toneladas, 204 cv y equipado con unos generosos neumáticos de 245/18, consuma solo 5.4 litros en carretera a una velocidad media de 120 kmh, menos que casi todas las berlinas diesel de 140 cv. Este consumo tan ajustado nos puede dar una idea de lo bien estudiada que esta la gestión electrónica del motor, la aerodinámica y los desarrollos de la caja de cambios, que aunque ronda los 60 kmh a 1000rpm en 7ª velocidad no arredran al potente biturbo 2.2 litros de Mercedes que ofrece un tremendo par de 500 Nm a solo 1.600 rpm.

Por supuesto que estas son las principales bazas con las que cuenta el moderno Clase E 250 Cdi Bluefficiency. Porque la calidad de construcción, la comodidad y la seguridad que transmite, están presentes en toda la Clase E y en general en cualquier Mercedes.

En los tiempos de recesión que corren, la versión diesel 250 cdi quizás sea la más lógica. Por que aúna un precio de compra relativamente asequible, con unas prestaciones muy buenas y un consumo de carburante realmente reducido.

Uno de los pilares en los que se asienta el éxito de Mercedes es su estética tradicional y su clasicismo a la hora de comercializar nuevas versiones, por lo que los rasgos fundamentales tanto del exterior como del habitáculo siguen la misma línea o por lo menos eso parece a primera vista. Esto trae consigo una fidelizacion a la marca tremenda por parte del grueso de sus clientes. Además la fábrica de Stugart posee la tecnología más avanzada que hoy día se pueda encontrar en conjunto en un automóvil. Esta fusión de tecnología punta y tradición seguramente es la clave de su éxito, sin olvidar la aureola de fiabilidad y distinción que envuelve a todo Mercedes.

El espacio interior no plantea problemas en las plazas delanteras, lógicamente las traseras están reservadas exclusivamente a dos ocupantes, por el abultado túnel de la transmisión que exige la tracción posterior, no porque falte espacio en ningún sentido, pudiéndose alojar tres pasajeros de estatura normal, a los que únicamente puede incomodar el citado túnel.

Uno de los avances que han permitido al S 250 CDI BlueEFFICIENCY bajar de la barrera de los seis litros es la nueva función de parada y arranque start/stop ECO. Este sistema está activo de forma permanente excepto cuando se escogen los programas de funcionamiento sport o manual del cambio. Esta función apaga el motor si el conductor se detiene ante un semáforo en rojo. El motor arranca de nuevo sin retardo en el momento en que el conductor levanta el pie del freno o pisa el acelerador. El equipo de mando del motor se encarga de que el motor se apague solamente si se cumplen determinadas condiciones.

El motor diésel está asociado a la nueva caja de cambios 7G-TRONIC PLUS, que ofrece un menor resbalamiento del convertidor de par. Incluye un amortiguador torsional que garantiza un funcionamiento suave a bajas revoluciones. Con ello la caja de cambios trabaja sin demandar un número elevado de revoluciones del motor, contribuyendo al ahorro de combustible. Una bomba de aceite independiente garantiza el funcionamiento de la caja de cambios cuando el motor se apaga con la función start/stop ECO activada.

Otro parámetro decisivo para la elevada potencia nominal y el bajo consumo a plena carga es la presión máxima de encendido. El nuevo propulsor diésel de cuatro cilindros de Mercedes-Benz opera con una presión de inyección de 2.000 bares.

Gracias al turbocompresor doble que Incorpora un sistema de sobre-alimentación de dos etapas, el objetivo es aprovechar las ventajas de este sistema frente a un turbocompresor sencillo, especialmente el aumento de la potencia nominal y el mayor dinamismo durante la marcha del vehículo. En el compacto módulo del nuevo turbocompresor de dos etapas se integran un turbocompresor pequeño de alta presión (HD) y uno grande de baja presión (ND). Los dos grupos están dispuestos en serie, y cada uno de ellos dispone de una turbina y un compresor accionado por ésta. La turbina de alta presión está situada directamente a la salida del colector de escape, y es atravesada en primer lugar por los gases de escape; como consecuencia, gira con una velocidad máxima de 215.000 revoluciones por minuto. En la carcasa de la turbina de alta presión se ha integrado un canal de bypass, que puede abrirse o cerrarse mediante una válvula de control de la presión de sobrealimentación y una cápsula de depresión. Si la válvula está cerrada, el caudal completo de gases de escape atraviesa la turbina de alta presión y la energía de los gases se aprovecha solamente para accionar la turbina de alta presión. Esto permite alcanzar una presión de sobrealimentación ideal en la gama baja de revoluciones. En definitiva el Clase E es todo un compendio de tecnología pero también de clasicismo y buen gusto, aunque tiene un precio superior al de sus mas directos rivales europeos.

 

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *