Ford desarrolla un niño digital para pruebas de choque virtuales

El modelo humano digital de un niño simulará la estructura del esqueleto, órganos internos y cerebro para facilitar la investigación en seguridad de cara al futuro,

está siendo creado utilizando escáneres TAC y resonancias magnéticas de niños, para entender mejor cómo las fuerzas de choque afectan de forma diferente a adultos y a menores.

Para el desarrollo de los actuales modelos digitales adultos, que cuentan con un altísimo nivel de detalle se necesitó más de una década.

Ford está desarrollando uno de los primeros modelos digitales a nivel mundial del cuerpo humano de un niño, como parte de un programa pionero para hacer los coches más seguros para los pasajeros más jóvenes.

Sabemos que los accidentes de tráfico son la causa principal de muerte entre los 4 y los 34 años y queremos entender mejor las peculiaridades de las lesiones de los ocupantes jóvenes del vehículo.

Nuestros sistemas de retención están desarrollados para reducir lesiones graves y muertes y han demostrado ser muy efectivas. Pero se siguen produciendo lesiones causadas por colisiones. Cuanto más sepamos sobre el cuerpo humano, más podremos tenerlo en cuenta para mejorar aún más nuestros sistemas de retención.

Construir un modelo digital no es una tarea fácil. Los trabajos de desarrollo del modelo

humano adulto de Ford, duraron 11 años. Los modelos digitales se utilizan en investigación, no en el desarrollo del vehículo. No sustituyen a los dummies utilizados en las pruebas de choque de vehículos, que miden el efecto de las fuerzas del impacto sobre el cuerpo.

Los modelos digitales se utilizan para entender cómo mejorar aún más la efectividad de los sistemas de retención a través de un mejor conocimiento del comportamiento de las

lesiones.

El modelo digital se construye componente a componente: cerebro, cráneo, cuello, caja torácica, extremidades superiores e inferiores, etc., realizando una amplia investigación de

cada parte del cuerpo.

Construir el modelo de una persona es como construir el modelo de un coche, se empieza por la geometría de la superficie de cada componente y de cada subcomponente que éste contenga.

Tras recopilar todos esos datos mediante escáneres médicos y textos sobre anatomía, los investigadores construyen un modelo sección a sección, creando las distintas áreas del

cuerpo humano. El cerebro del modelo digital humano de un adulto de Ford se construyó como un componente aparte, detallando hasta el tronco del encéfalo, la materia gris y el

fluido entre las diferentes capas.

A continuación, se unen los componentes en un cuerpo humano virtual validado. Después, utilizando herramientas matemáticas y de análisis, combinadas con los datos disponibles

sobre las propiedades de los tejidos humanos según estudios de medicina y de ingeniería, los investigadores son capaces de determinar los efectos de un choque, y de la presión que el sistema de retención hace en el cuerpo humano.

Ford lleva realizando pruebas de choque con dummies convencionales durante siete décadas con el objetivo de contribuir a la mejora de la protección de los pasajeros de sus

vehículos.

El primer dummy para una prueba de choque fue creado en 1949 para las fuerzas aéreas estadounidenses. Su nombre clave era Sierra Sam y se diseñó para probar los asientos

eyectables de los cazas a reacción.

A mediados de los años 50, el Departamento de Investigación e Ingeniería de Ford en Estados Unidos desarrolló sus propios dummies de plástico y de aspecto real, llamados

FERD I y FERD II. Contaban con instrumentos electrónicos que emulaban el cerebro humano y esqueletos de acero con componentes de plástico duro que replicaban los

músculos y de plástico más blando que hacía las veces de piel.

En 1971 Ford presentó el primer dummy para pruebas de choque estandarizado, el Hybrid I, al que le siguió un actualizado Hybrid II. El actual Hybrid III cuanta con una columna

vertebral compuesta de discos metálicos, un cuello articulado, una caja torácica de acero, piel de vinilo y rodillas diseñadas para responder como sus equivalentes humanas.

Ford también utiliza dummies desarrollados específicamente para pruebas de impactos laterales. Los modelos WorldSID y EuroSID 2 incorporan más de 220 sensores diferentes

para registrar heridas derivadas de colisiones y fuerzas de impacto.

Ford emplea dummies de tamaño niño y adulto en pruebas para asegurarse de que los sistemas de seguridad y sujeción son adecuados para pasajeros de diferentes tamaños y

tallas.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *