Viudas

En el ocio, soy un hombre sencillo. Cuando veo una peli, sigo una serie o leo una novela me gusta enfrentarme a una historia bien construida protagonizada por unos personajes que me atrapen por la razón que sea. Poco más. No disfruto de cotilleos extraños ni de trivialidades anecdóticas. Por eso, y no por otra cosa, he disfrutado de la recién estrenada Viudas.

A muchos críticos y otras gentes de mal sentir Viudas les ha puesto por su condición reivindicativa. Más que a los guionistas, director o intérpretes, atribuyen la autoría al #MeToo y otros movimientos similares. Arguyen que es un filme feminista, otro paso más en el empoderamiento de la mujer.

No. Viudas es un filme de gran robo. Con banda, con malos, con corrupción… con mucho de auténtico cine negro. Que las protagonistas sean tres mujeres y pico no le quita ni añade valor. El filme, dirigido por Steve McQueen, está bien rodado, atrapa y entretiene a pesar de sus más de dos horas de metraje.

Si la película añade algo al género de robos es su condición dramática. Las protagonistas, lógicamente viudas, se enfrentan a destinos duros, creíbles, cercanos. Prácticamente se ven obligadas a robar, a enfrentarse a los malos y corruptos. Más que el robo, lo que le interesa al espectador es la suerte que corren estas mujeres.

Es decir, la gran virtud de Viudas es la calidad con la que están construidos los personajes… y no solo los femeninos. Salvo un par de casos, todos ellos gozan de un buen arco, son perfectamente reconocibles e identificables. Sólido y gozoso cimiento para construir una peli recomendable.

A ello ayuda enormemente la calidad de los intérpretes. A Viola Davis ya la conocemos por sus excelentes trabajos en Cómo defender a un asesino y Fences. En esta película ejerce de poderosa protagonista. El filme merece la pena tan solo por un par de secuencias en la que la actriz hace alarde de recursos interpretativos.

Junto a ella, muy eficaces Michelle Rodriguez, Cynthia Erivo –a la que descubrí en Malos tiempos en El Royale– y una altísima Elizabeth Debicki. Las tres consiguen aguantar el tipo ante la fuerza desmedida de Davis.

Pero también Colin Farrell, Robert Duvall o Bryan Tyree Henry bordan sus papeles. En los hombres, me quedo con la interpretación de un espléndido Daniel Kaluuya en un papel muy lejano a Déjame salir o Black Mirror. Aquí hay una estrella.

Así, Steve McQueen demuestra su ya reconocida capacidad para dirigir actores.

Viudas es un filme algo largo. No es perfecto, pero sí recomendable. Pues es interesante, aporta cosas nuevas, algunas brillantes, y, sobre todo, entretiene.

El que quiera hacer lecturas diferentes, mejor para él. Pero quizás deberíamos apercibirnos de que las cuitas de los seres de ficción quedan muy por encima de las de nosotros, los mortales.