Peaky Blinders

Lo sé, llego tarde, aunque espero que no demasiado. Peaky Blinders es una serie británica que se estrenó en 2014 y de la que se han lanzado otras tres temporadas a las que este año seguirá una quinta.

Peaky Blinders recrea el ascenso de una familia marginal de Birmingham a lo más alto del mundo del hampa tras la Primera Guerra Mundial. Así, con manufactura británica -siempre tan brillante en la ambientación-, nos acercamos a una serie de mafiosos ingleses con muchos elementos que recuerdan a productos norteamericanos como Boardwalk Empire.

Pero Peaky Blinders va más allá de los simples tópicos del género mafioso. Los Shelby tienen origen gitano, lo que nos lleva a enfoques sociales y étnicos pocos habituales en este tipo de series. Además, tras la Gran Guerra, los protagonistas, excombatientes, se enfrentan a problemas psicológicos que, aunque por aquel entonces no se tocase el tema, existían mucho antes de la guerra de Vietnam.

Impecablemente rodada, con un personajes profundos y rotundos, Peaky Blinders se estructura a partir de seis capítulos por temporada, lo que impide que haya un solo capítulo de transición. Cada entrega es un alarde de tensión narrativa, cada temporada un filme de unas seis horas con una carga argumental poco habitual en estos tiempos.

Violenta, pasional, sincera, esta serie nos traslada a unos rincones pocos habituales para contar cómo el mundo del crimen organizado también prosperó en Inglaterra durante los años 20.

Al ser una serie británica, está magníficamente interpretada. Destaca sobremanera Cillian Murphy en la piel de Thomas Shelby, que ya debería estar en la lista que inauguraron Tom Powers y Tony Camonte.

Lamentablemente, en el cine ya no nos encontramos películas con la calidad e intensidad de Peaky Blinders, una de las mejores producciones sobre el mundo del hampa que haya visto. Definitivamente, parece haber una separación definitiva entre calidad y los medios de comunicación de masas -entendidas en su sentido más amplio-.

P.S.: Según parece, los auténticos Peaky Blinders operaron a finales del siglo XIX. Lo que sí es cierto es que el crimen organizado de Birmingham tras la Primera Guerra Mundial fue dominado por excombatientes.