Atómicas

Ha muerto Terele Pávez, gran actriz de descomunal presencia que supo renacer a la fama y al cine gracias a la invocación y ayuda de Álex de la Iglesia, bajo cuya dirección realizó memorables interpretaciones, como en La comunidad, El bar o El día de la bestia.

Perteneciente a otra de esas sagas familiares españolas de espléndidos intérpretes, Pávez fue excepcional secundaria en la también vieja tradición nacional de actores de reparto que mejoran y sostienen la película.

A pesar de su característico aspecto, tan potente, tan descarnado, Terele Pávez era, además, soberbia actriz, capaz de encarnar sus papeles no solo con credibilidad sino también con pletórica fuerza dramática.

Quizás podamos colocar en las antípodas de Terele Pávez a Charlize Theron, bellísima modelo a la que le ha costado superar su imagen para ser respetada como actriz. Para ello tuvo que renunciar a su hermosura en la tenebrosa Monster.

Ahora ha estrenado en España AtómicaAtomic Blonde– adaptación de una novela gráfica en la que, como indica el título, su presencia forma parte esencial del atractivo de la película.

A pesar de ello, al principio del filme es capaz de mostrarse, desnuda, de espaldas, completamente derrotada por el cansancio de la misión. Magnífica expresión corporal. Y también muestra una soberbia preparación física para las impactantes escenas de acción.

Atómica es una entretenida película de espías ambientada en los últimos coletazos de la Guerra Fría. Muy tramposa en la trama, destaca por sus violentas escenas: una secuencia, en la que Theron protege a un importante “activo” en un edificio de Berlín Este, es de las mejores de puñetazos y tiros que haya visto en mi vida.

Y también destaca por el descarnado magnetismo de la bellísima protagonista.

Tanto Terele Pávez como Charlize Theron son muestra ejemplar de cómo una persona puede trascender la pantalla para convertirse en devoradora de ambientes y atmósferas. Dos grandes actrices que acaparan protagonismo cada vez que salen en escena.

Terele Pávez nos ha dejado no mucho tiempo después de que De la Iglesia la rescatase para la causa. Pero ahí quedan sus mejores interpretaciones. La inmortalidad del intérprete.