Memorables: Hijos de los hombres

Es cada vez más difícil encontrar películas memorables de las que hablar. Algunas están pendientes de revisión, otras muy estimadas por la gran crítica no me gustan en absoluto, muchas no las habré visto, de las más ya he hablado y unas pocas son escasamente conocidas, por lo que apenas interesarán a nadie.

Hijos de los hombres (200) es un título de poco relumbre que, sin embargo, presenta uno de los futuros más distópicos y aterradores que haya creado el cine. Basada en una novela de P.D. James, presenta un 2027 al borde del apocalipsis: no nacen niños desde hace 18 años y prácticamente todas las naciones del mundo han sido arrasadas por la violencia y/o la enfermedad.

Solo el Reino Unido sobrevive a partir de un gobierno dictatorial, xenófobo y manipulador, que intenta, mal que bien, controlar militarmente una sociedad dividida y plagada de miseria, discriminación y violencia.

En este ambiente, magníficamente presentado, surge la figura de un hombre cualquiera, un antiguo soñador que ha perdido la esperanza, que se topa con la primera mujer embarazada en lustros. La odisea de ambos permite la redención de este hombre -que mezcla elementos del western puro con otros de la vieja tragedia griega- devenido en héroe.

Hijos de los hombres es un filme incómodo, lleno de desasosiego y malos augurios. A partir de la prensa, casi siempre en un segundo plano -hay que ver el filme muchas veces y darle al stop a menudo- nos enfrentamos a un mundo en pleno colapso. Además, esta misma prensa muestra la propaganda de un gobierno manipulador no tan lejano a los existentes en 2015.

Pero, en medio de este aterrador y no tan improbable futuro, surge la aventura de una serie de personajes magníficamente construidos. El final es una mínima gota de esperanza dentro de tantísima desazón.

Clive Owen, un monstruo de la pantalla, es el protagonista de una película que cuenta con un magistral elenco. También destaca sobremanera la presencia de Michael Caine, que construyó su personaje a partir de John Lennon.

Película, seguramente por incómoda, de poco renombre, Hijos de los hombres es una de las mejores de lo que llevamos de siglo XXI. Otra gran obra de Alfonso Cuarón, su director.