Sinsajo primera parte

Uno nunca aprende. El pasado viernes leí las críticas de “Los juegos del hambre: Sinsajo-Parte 1″ que los santones habían publicado en los “grandes” -su locución sinónima, aquí, es de tirada nacional- periódicos y me acerqué al cine con tremenda pereza. Después de todo, la habían calificado de espectáculo plomizo, discursivo y demasiado cercano al original literario.

Pero comenzó la película y me encontré con un espléndido filme que mezcla el drama con la distopía y se aliña con unas pocas escenas de acción. “Sinsajo 1″ es un filme que inicia la última parte de la trilogía con una fuerte apuesta por la tensión interna de una protagonista, Katniss Everdeen, que, tras haber sobrevivido a dos ediciones del espectáculo televisivo de los juegos del hambre, ahora se enfrenta a la decisión de convertirse en la cara visible de la rebelión que provocará una guerra abierta contra el Capitolio.

Alrededor de ella, su viejo amigo Gale, su madre y hermana, su mentor en los juegos y una serie de personajes que representan la deserción contra el Capitolio o la resistencia desde posturas aparentemente justas y necesarias. Y frente a ella, el presidente Snow, el terrorífico y malévolo antagonista que, quizás inopinadamente, permitirá el reencuentro de Katniss y Peeta, hasta entonces prisionero de los malos.

El filme es un alarde de tensión narrativa a lo largo de sus poco más de dos horas de metraje. Los diálogos adelantan la tensión mientras vamos viendo cómo el personaje de la protagonista sigue creciendo en su heroísmo involuntario. La película mejora con mucho a la novela.

Porque “Sinsajo”, el libro, era el peor de la trilogía, en parte por el agotamiento de la fórmula pero sobre todo porque el narrador interno, la propia Katniss, se quedaba pequeño para contarnos una historia que abarca muchísimo más de lo que su mirada puede observar. La película amplía el panorama, ofreciéndonos diálogos que la prota no escucha y algunas escenas que ella no vive. Precisamente, las dos mejores secuencias de la película no parten del libro: primero, una canción de Katniss evoluciona a un coro tipo Broadway de un grupo de rebeldes que vuela por los aires una gigantesca presa; por otro, el rescate de Peeta es un alarde de cine de acción que además sirve de soporte visual para el discurso de Finnick sobre la auténtica personalidad de Snow.

“Sinsajo 1″ me ha parecido un espléndido largometraje en su género. Mejora, y mucho, el libro. Otra cosa es plantearse las siguientes cuestiones:

- Nadie que no haya leído la trilogía o visto las dos primeras entregas de la saga puede enterarse de nada al ver esta película. Es decir, solo es apta para los amantes de “Los juegos el hambre”.

- Con esto de que tarde un año en estrenarse la siguiente película, la que continúa la historia, deberían plantearse algo similar a lo de las series televisivas, algo que inicie la proyección con el rótulo “En episodios anteriores…”.

- El actual modelo de negocio parece exigir que estas sagas dividan en dos la última entrega de cada una. “Sinsajo 1″ es una buena película, pero innecesaria. Con talento, “Sinsajo” al completo podría haber ser incluso mejor.

En cualquier caso, para los pocos que podamos entenderla, “Sinsajo 1″ es un gran espectáculo, sobre todo gracias a la descomunal presencia de Jennifer Lawrence, Woody Harrelson, Philip Seymour Hoffman, Stanley Tucci, Liam Hemsworth y el resto de un elenco sobresaliente, de lo mejor que puede reunirse en el siglo XXI (a pesar de Josh Hutcherson).

dmago2003@yahoo.es