Memorables: La pantera rosa

La pantera rosa, la original, la de Peter Sellers y David Niven, supuso un giro drástico en la vieja concepción del cine de ladrones de guantes blanco. Lo que iba a ser la plataforma para lanzar una serie de películas sobre “El fantasma” devino en el equivalente del más extraño y caótico detective visto nunca. Por una vez, el policía se impuso al ladrón inteligente.

En principio, la gran estrella de La pantera rosa era David Niven, actor de moda a principios de los 60. El inspector Clouseau, en un principio, iba a ser encarnado por Peter Ustinov pero, cosas del destino, terminó en manos de Peter Sellers, apenas conocido fuera del Reino Unido. Fue el comienzo de una espléndida carrera cinematográfica.

Este filme se estructura en torno a un fabuloso diamante que pretende robar el más enigmático y eficaz de los ladrones. El encargado de darle caza es el inspector Clouseau, casado con una mujer que le es infiel y que, a la postre, tornará en traidora. Toda esta trama es la excusa para una magnífica comedia de clase alta que fue rodada en Roma, París, los Alpes… para darle un aire más cosmopolita y sofisticado al que ayudaron Niven, Capucine, Claudia Cardinale y Robert Wagner.

Esa es la atmósfera de una comedia que se mueve entre sedas aunque siempre raye en el absurdo. Al margen de Clouseau, lo mejor de esta película son la fiesta de disfraces y la magnífica persecución final ante la perpleja mirada de un paisano italiano.

Pero La pantera rosa es, sobre todo, Clouseau. Fue tal su éxito que su segunda película, El nuevo caso del inspector Clouseau, se estrenó tan solo tres meses despuués. El Clouseau de Peter Sellers es uno de los grandes personajes del cine, un perdedor con encanto porque siempre mantiene la compostura hasta en la más inexplicable de las situaciones, un personaje tan mayúsculo que ni siquiera Steve Martin pudo cargárselo.

Aparte, La pantera rosa fue la confirmación como maestro de la comedia de Blake Edwards tras Desayuno con diamantes. En las dos películas la música de Henry Mancini es fundamental.

La pantera rosa es una película en la que el poli le robó el protagonismo al ladrón. Espléndida ironía que sirvió como inmejorable carta de presentación del inspector Clouseau, esa inmortal creación de Peter Sellers.