Maléfica

Cuando la creatividad está bajo mínimos y los cómics y novelas dan para lo que dan, supongo que no hay nada tan eficaz como recurrir a los viejos clásicos, como los cuentos infantiles, para adaptarlos a los nuevos tiempos. Es decir, darles la vuelta para que no sean tan ñoños y, aún así, resultar aptos para el público de todas las edades -es un decir, porque lo infantil, después de Pixar, aburre a las ovejas-.

Maléfica cuenta la historia de La Bella Durmiente desde el punto de vista dela bruja/hada que lanza la maldición sobre la niña que, la pobre, nada de culpa tuvo en su desgracia. Según la peli, esta hada, después de ser traicionada por el amor de su vida, se deja llevar por el reverso tenebroso hasta que, en la propia niña, encuentra su redención y reconciliación con el alma buena que, a la postre, posee.

Dirigida por Robert Stromberg, viejo veterano de los efectos especiales pero que dirige aquí su primer largometraje, Maléfica destaca por su calidad visual. Algunas secuencias, especialmente las que muestran el país de las hadas, son de gran brillantez, como lo son los efectos. Así, es una película de más calidad estética que argumental.

El problema del guión es que, más allá de la propia protagonista y de la chica, el resto de personajes son ridículamente planos. El villano es una mala parodia de la ambición y la paranoia. Las hadas “buenas” que cuidan a la joven Aurora, el único elemento humorístico de la peli, son más bobas que graciosas. Y es que Disney intenta recuperar algunas de sus peores cosas del pasado.

Aparte de lo visual, destaca la presencia de Angelina Jolie (1), quizás un tanto sobreactuada, pero siempre con esa inefable estrella que llena pantalla. Y Elle Fanning, hermana de Dakota, con 16 años ya una veterana de la pequeña y gran pantalla, es lo suficientemente encantadora como para creernos su papel.

Maléfica es una gran apuesta de Disney para recuperar su espíritu. Es una película interesante por su cualidad visual. Y da una nueva e interesante perspectiva a un clásico. Pero hacen falta muchos mejores guionistas para que compense el precio de la entrada. Es decir, un peli para niños, con todo lo que eso conlleva.

(1) Charlize Theron hizo de la madrastra de Blancanieves. La Jolie a la bruja de La bella durmiente. Se ve que el mensaje es que las malas no tienen por qué ser siempre feas.