Pacific Rim vs Red 2

En la recién estrenada Pacific Rim se propone la posibilidad de una invasión extraterrestre desde el fondo del mar. Los invasores son gigantescos monstruos con aire de godzillas cabreados. Los humanos, para rechazar estos ataques, no se les ocurre otra cosa que construir descomunales robots en plan mazingers cabreados. Así, la película es una sucesión de peleas a puñetazos entre criaturas de origen japonés, duelos que terminan cuando el robot se decide a emplear sus armas en lugar de sus puños.

Para enfrentar al bien con el mal ya no se sabe a qué recurrir. Pero es un buen recurso cuando, como el fin de semana pasado, uno ha ido a ver dos filmes. Así, podemos enfrentar la citada Pacific Rim con Red 2, la segunda parte de las adaptaciones de un cómic donde los protagonistas son agentes secretos jubilados. El combate se podría resumir en los siguientes puntos:

-Las dos películas parten de historias poco o nada plausibles, como dirían los cursis. Sus puntos de partida son absurdos. Pacific Rim solventa esta carencia a partir de los diseños de monstruos y robots y los efectos especiales, y Red 2 a partir de la comedia clásica, con chistes viejos pero eficaces. En los dos casos, aunque les sobre media hora, han conseguido que los filmes sean entretenidos.

-Los dos filmes carecen de personajes sólidos. En la de los robots se ha tirado de manual para crear unos peleles que hacen lo mismo de siempre. En le segunda sorprende que el protagonista, el personaje de Bruce Willis, apenas tenga desarrollo, por lo que queda oscurecido por los demás personajes que, aunque tampoco crezcan demasiado, tienen bastante más gracia.

-La gran ventaja de Red 2 es el elenco: Willis, Helen Mirren, John Malkovich, Anthony Hopkins, Mary-Louise Parker (1)… son estrellas que se comen la pantalla a dentelladas. Su mera presencia eleva la calidad y magia de cada escena. Pacific Rim está llena de mindundis -el protagonista, Charlie Hunnam, es el ejemplo paradigmático- sin ningún carisma, lo que ayuda a que los personajes sean todavía más endebles. Tan solo Idris Elba -más por el recuerdo de su paso por The Wire que por su papel en la peli- tiene ese nosequé esencial para el estrellato.

-Las dos pelis son ejemplos de lo que se estila ahora. Mucha acción y, sobre todo, mucho ruido -atronadora banda sonora que se impone a la imagen- para atraer a la gente y hacer taquilla a costa de la afición cinéfila. Aunque sean mejores que la media de lo estrenado este año, ninguna compensa el precio de la entrada.

-Si la crítica española ha salvado Pacific Rim es porque su director es Guillermo del Toro, bien avenido con nuestro país. Otro síntoma de que el principal problema de nuestro cine es la absoluta incapacidad para la autocrítica. Como Red 2 la dirige Dean Parisot, la crítica ha ido a por ella.

En cualquier caso, el refrescante cine que debería llegar en verano huele a naftalina. La creatividad de estos tiempos puede recurrir, como en Red 2, a la antigua Guerra Fría. Pero se estila más lo de Cowboys contra Aliens, Alien contra Predator, Superman contra Batman, Thor contra Hulk, vampiros contra licántropos o, como en Pacific Rim, Mazinger Z contra Godzilla. Estoy deseando que llegue por fin la lucha a muerte entre Heidi y Marco. Eso será auténtico cine.

(1) Que Marie-Louise Parker haya hecho tan poco cine de altura demuestra la ceguera de Hollywood. Su salto a la fama llegó a través de Weeds, serie de televisión, y es que la pequeña pantalla le está dando una tremenda paliza a la grande.