Goyas farrucos

El pasado domingo varios periódicos publicaron sendas entrevistas al bloque de los cuatro directores de las principales favoritas en la entrega de los Goya que tendrá lugar este domingo 17. Los cuatro cargaban contra los políticos por los recortes en cultura y la subida del IVA. Además, Fernando Trueba reclamaba un mejor sistema educativo para potenciar el cine nacional, si es que esta ecuación tiene sentido para alguien con dos dedos de frente. Lo que no se leyó es nada mínimamente cercano a la autocrítica.

Sin embargo, 2012 debe ser un año clave para el cine español. Con un 17,9% de cuota de pantalla, es su mejor año desde que se entregan los Goya. A ello ha contribuido decisivamente “Lo imposible”, una de las grandes candidatas, un éxito sin precedentes gracias a contar una historia intensa capaz de atraer a cualquier tipo de espectador. Además, lejos de los Goya, hubo otros estrenos con taquilla, como “REC3″ o “Tengo ganas de ti”.

Por el contrario, dos de las otras cuatro grandes candidatas a los Goya muestran el cine español tradicional, ese de muchas reivindicaciones, aún más pretensiones y poquísimo público. La aclamada por la crítica “Blancanieves” es más casposa que el landismo, pero sin gracia. Es un esperpento grotesco y burdo, pero sin talento. Hollywood, lógicamente, la ignoró. “El artista y la modelo” es puro cine de autor, otro filme donde Trueba intenta demostrarnos lo culto que es.

Y “Grupo 7″, la cuarta favorita, está pésimamente rodada, peor interpretada, pero por lo menos triunfó en taquilla, supongo que por la presencia de Mario Casas, actor que no sabe vocalizar, pero que atrae a un amplio sector del público.

¿Por qué modelo debe optar el cine español?

Supongo que el domingo nadie se hará esa pregunta. Los Goya, como los premios de cualquier país, son un buen vehículo mercadotécnico, aunque las películas ya hayan cerrado su ciclo comercial. La pregunta que, empero, circula en los corrillos es si la ceremonia del domingo servirá para poner en escena otra nueva protesta contra otro gobierno del PP. Es decir, si se hablará de cine o de política. Algo que puede llegar tras el mejor año del cine español en taquilla, y no precisamente por esas películas con sabor a añejo y olor a naftalina de otros tiempos, de otra guerra.

“Lo imposible”, sin actores españoles, y “Grupo 7″, con un actor (?) mediático, muestran un camino. El resto de candidatas muestran el viejo. Sin embargo, estos dos modelos no se enfrentarán en los Goya, donde el mundillo volverá a exigir sus derechos, sus canonjías, a cambio de aburrir al personal. Y habrá que ver si de nuevo se atreven a enfrentarse a la realidad gubernamental mientras, con sus pelis, siguen dando la espalda a los problemas reales de la gente normal. Menos, claro está, J.A. Bayona, que supo llegarnos al alma.

dmago2003@yahoo.es