Memorables XI: La vida de Brian

Monty Python es uno de los grupos humorísticos que marcaron gran parte de la segunda mitad del siglo pasado. Muchos de sus gags son absolutamente memorables. Cuando rizaron el rizo, dentro de una carrera cinematográfica muy irregular, fue con “La vida de Brian“, una película que, por blasfema, estuvo a punto de no nacer, y que sólo gracias a la producción de George Harrison terminó siendo uno de los grandes éxitos de 1979.

“La vida de Brian” es una maravillosa comedia que tiene una inusitada capacidad crítica que, lejos de quedarse obsoleta con el paso del tiempo, va ganando cada año que pasa y cada vez que la vuelvo a ver resulta aún más deliciosa. Los Python no dejaron títere con cabeza y sus críticas a la política internacional, a la religión organizada, a los movimientos de sedición, a las tiranías, a los absurdos del siglo XX resultan de la más completa actualidad. Pocas veces se ha hecho un filme más irreverente e, irónicamente, tan profético.  Muchas de sus bromas, audaces hace tres décadas, son hoy mera crónica de sociedad.

Es difícil elegir una sola escena de “La vida de Brian”, porque toda ella es una maravilla. Loretta, los absurdos movimientos para la liberación de Judea, “Sigamos a la calabaza”, Pijus Magnificus, “Una cruz por persona”, etc. lo mejor que se puede hacer es volver a verla entera. Sin embargo, encuentro en youtube la secuencia de “¿Qué han hecho los romanos por nosotros” que es una auténtica obra maestra del humor inteligente. Resulta aún más cómica cuando ves a todos esos antiimperialistas vestidos con Levi´s y calzados con Nike.

“La vida de Brian” fue la culminación de un grupo mítico, los Monty Python. ¡Larga vida a Brian, a su madre, a sus compañeros de crucifixión y a todos aquellos que, incontadas veces, nos han hecho reír sin parar! Una de las mejores comedias de siempre.