Hijos del ancho mundo

Uno de las más benéficas consecuencias del efecto globalizador –que no es, digan lo que digan, esencialmente maléfico– es la gran apertura cultural que hemos experimentado. Ahora la Tierra es más pequeña y, por tanto, podemos salir de nuestra “isla” para navegar en mares lejanos, sobre todo en lo literario. Por ejemplo, en las últimas […]