La sordera afecta a un tercio de la población mayor de 65 años

Persona mayor con un audífono

AGBELL INTERNATIONALPersona mayor con un audífono

Este 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. AG Bell International, entidad que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas con sordera e hipoacusia, quiere aprovechar este día para reclamar un mejor acceso al tratamiento protésico y terapéutico de calidad para personas de cualquier edad.

La pérdida de audición asociada a la edad forma parte del desarrollo vital. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la sordera es la tercera enfermedad más frecuente del adulto mayor. Su prevalencia se acrecienta con el paso de los años: más del 25% de los mayores de 60 años padece una pérdida de audición discapacitante. Esta cifra aumenta a partir de los 65, cuando una tercera parte se ve afectada.

La pérdida de la audición por motivos de edad se conoce como presbiacusia, suele ser gradual y entre sus causas figuran, además del envejecimiento, la exposición prolongada al ruido, el consumo de tabaco o los factores genéticos. Esta pérdida auditiva tiene un especial impacto en la calidad de vida, porque puede provocar confusión, ansiedad y elevación de los niveles de estrés. Cuando el problema auditivo no es tratado con audífonos, ocasiona aislamiento y acelera el deterioro cognitivo. Las personas con discapacidad auditiva deben aceptar los nuevos desafíos que supone la presbiacusia y la adaptación al uso continuado de audífonos.

El sistema nacional de salud proporciona una ayuda económica para la adquisición de audífonos hasta los 26 años. Aunque desde esta edad se supone que la persona es laboralmente activa, su elevado coste los hace en muchos casos inaccesibles; esta situación es especialmente difícil a partir de los 65 años. La pensión media en España se sitúa en los 1.087,48€, una cantidad equivalente al coste de un audífono sencillo. Pero conviene destacar que la mayoría de las personas necesita dos audífonos, lo que duplica el precio.

Para minimizar el impacto de la presbiacusia en la sociedad se aconseja la prevención, la consulta rutinaria con el ORL y la valoración audiológica tan pronto como se detecten problemas de audición. Además, AG Bell International reclama la extensión de las ayudas económicas a los audífonos a todas las edades.