Javi, otro éxito español de trasplante de intestino de donante en asistolia

Cirujanos durante un trasplante en una imagen de archivo

AgenciasCirujanos durante un trasplante en una imagen de archivo

Javi estuvo "muy malito" por una enfermedad en su intestino, tanto que llegaron a dudar si sacarle de la lista de espera; hoy tiene 3 años y es el segundo caso mundial de trasplante multivisceral de este órgano de donante en asistolia y que, como el primero, ha realizado el hospital público madrileño La Paz.

El centro ha repetido así el éxito que tuvo con Emma, la pequeña de 13 meses cuyo caso se dio a conocer hace un mes por ser la primera persona en el mundo que ha recibido un trasplante de intestino de un órgano procedente de un donante con parada cardiorrespiratoria.

Así lo ha narrado Ane Andrés, adjunta de Cirugía Pediátrica y miembro del equipo de trasplante digestivo (hepático, intestinal y multivisceral) del centro madrileño durante la XVIII Reunión Anual de Coordinadores de Trasplantes y Profesionales de la Comunicación que se celebra en Pamplona.

Javi, que fue intervenido recientemente y aún permanece ingresado, nació con la enfermedad de Hirschprung, pero en su caso pertenecía al 1 % de estos pacientes a los que la falta de neuronas afecta a toda la extensión del intestino y se comportan como si tuvieran una obstrucción intestinal desde el primer día de vida.

Fue referido con apenas un mes a La Paz siendo "cien por cien dependiente de alimentación parenteral -es decir, por vía intravenosa-, sin poder alimentarse por boca nada, solo de forma paliativa porque vivía con un estoma al inicio de su intestino".

Pero no toleraba bien las pausas que dan a estos niños para mejorar su calidad de vida, y después "se puso muy malito" por un edema pulmonar agudo que le llevó a la uci. "Tuvimos dudas de que pudiera sobrevivir", y el equipo incluso sopesó sacarle de la lista de espera de trasplante.

Hasta que Javi "se recuperó". "Los niños son así y nos dan estas sorpresas gratificantes", celebra la doctora.

De modo que esperó su oportunidad en casa y, tras varias que fueron rechazadas, se presentó: un donante de muy pocos meses que, al pesar muy poco, era el ideal para Javi porque, aunque tenía ya 3 años, no sobrepasaba los 6 kilos.

La gran dificultad es que el donante estaba lejos de Madrid, en un hospital de otra provincia, así que allí se tuvo que desplazar todo el equipo de donación, incluyendo cirujanos cardíacos, abdominales, de riñón, percusionistas y coordinadores, entre otros.

Finalmente, se le hizo un injerto multivisceral que incluye estómago, todo el intestino delgado, hígado y páncreas, tal cual a Emma, aunque en el caso del niño también se le trasplantó parte del colon. Si todo va bien, se le hará una cirugía reconstructiva en un futuro "un poquito más compleja" como las que se les hace a las personas con Hirschprung.

La vida ha dado un giro para Javi, que ya está tomando sus potitos y, dado que no le gusta el pollo, sus padres le están dando ternera.

A Emma hace un tiempo que no la ve, pero sabe por los gastroenterólogos que le hacen sus revisiones que "está muy bien". "Buscamos signos precoces de rechazo y de momento nada de nada, y vamos a cruzar los dedos para que siga así".

Lo mismo espera para Javi, del que desea que pronto esté haciendo la vida normal que terminan haciendo los niños trasplantados de intestino. "Obviamente, son niños trasplantados que necesitan inmunodepresión de por vida, pero algunos hacen deporte, otros ya están en programas de adultos y trabajan. Generalmente ingresan muy poco y tenemos trasplantados del año 99 que ya son señores", concluye.