TRASTORNOS DEL SUEÑO

El auge de la melatonina: expertos en sueño avisan del uso excesivo e inútil

Sueño

EUROPA PRESSLos problemas de sueño y el uso de la melatonina

Los especialistas en sueño creen que en España se duerme mal y poco y que se prefiere tomar una pastilla que cambiar ciertos hábitos; una de las soluciones más buscadas es la melatonina que, aunque no tiene efectos secundarios relevantes, tomada mal y cuando no toca la convierten en un remedio inútil.

"Sea cual sea el porcentaje que tenga, lo que recomendamos es que haya detrás un médico que decida cómo tomar melatonina, que intrínsecamente no es ni buena ni mala, pero si está mal indicada no va a servir para nada", apunta a EFE Óscar Sans, responsable de la Unidad de Trastorno del Sueño del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

"Se está haciendo un consumo excesivo de melatonina porque sabemos que daño no nos va a hacer", señala la coordinadora de la Unidad Multidisciplinar del Sueño del Hospital Universitari Vall d'Hebron, Odile Romero, que añade: "Tienes que saber muy bien cuándo la tienes que indicar, a la hora que la tienes que indicar y la dosis y el tipo que tienes que indicar, y esto es lo que no se está haciendo bien; la gente toma cualquier tipo de melatonina".

Aumento progresivo del comsumo

La melatonina es una hormona natural secretada por la glándula pineal del cerebro que regula el ciclo sueño-vigilia del sueño; de forma exógena, se puede administrar de dos formas, una mediante suplementos de liberación rápida y que no pueden superar los 1,9 mg.

En el mercado existen multitud de productos sin receta que ayudan a la relajación y el sueño a base de distintas sustancias; según datos facilitados a EFE por la consultora Iqvia, el más vendido es un fármaco de doxilamina, seguido de dos complementos que contienen melatonina. Uno de ellos casi triplicó su comercialización en 2021 y en lo que llevamos de 2022 se ha incrementado ya un 18 % respecto al año anterior.

Las ventas de este tipo de productos han ido en aumento progresivo en los últimos años al pasar de los 11,1 millones en 2020 a los 11,7 millones en 2021 (un 6 % más) y de ahí a 12,1 millones este 2022 (un 3 % más).

A partir de 2 mg de melatonina, son medicamentos de liberación retardada; exigen prescripción -aunque no están sufragados por el Sistema Nacional de Salud (SNS)-, y están indicados para niños con trastorno del espectro autista (TEA) o de déficit atencional e hiperactividad (TDAH) y para mayores de 55 años con una disminución de la secreción endógena.

La melatonina de liberación rápida podría considerarse, aclara Romero, para adelantar la fase de inicio del sueño en quienes la tienen retrasada, paliar el "jet lag" o los turnos laborales. Pero, en cualquier caso, debería hacerse bajo control médico porque a lo que a uno puede irle bien, a otro puede que no tanto.

Abuso de suplementos en población infantil

Recientemente, la Sociedad Española del Sueño (SES); la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y la Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENEP), han alertado del "uso y el abuso" de preparados de melatonina en la población infantil.

"Muchas veces -relata Sans, coordinador del grupo de trabajo de Pediatría de la SES-, y ante la dificultad de iniciar o mantener el sueño de los niños, se les da melatonina sin consultar previamente a los profesionales sanitarios".

Y melatonina "mal dada, a dosis equivocadas y cuando no toca puede no tener ningún efecto", y aunque los problemas para la salud son poco relevantes, al final "lo que habremos hecho es dar melatonina a nuestro hijo sin tener que dársela".

Diferente es el caso de niños con TEA o TDAH, que no obedece a "un capricho de los padres", aunque están forzados a afrontar los altos costes del medicamento, de ahí que estas sociedades hayan pedido que pase a financiarse por el sistema público.

Los niños duermen poco, pero no mal

¿A qué señales deben estar atentos para saber si realmente sus hijos tienen problemas de sueño? Por ejemplo, que tarde más de una hora en dormirse si se ha acostado a una hora adecuada o a los despertares nocturnos.

Y también a síntomas diurnos como irritabilidad o mal humor al despertar, disminución del nivel de energía durante el día o que los fines de semana se despierte más tarde aun habiéndose acostado a la misma hora la noche anterior.

Sans opina que, más que dormir mal -aunque en el confinamiento pandemia sí notaron un pico-, los niños españoles duermen mucho menos de lo que deberían, sobre todo los adolescentes, en los que converge la "tormenta perfecta", ya que son los últimos en irse a dormir pero son los primeros en iniciar las clases.

A eso hay que sumar un mal uso de la tecnología y de las pantallas, cuya luz hace que se inhiba la secreción de melatonina interna, haciendo que se retrase aún mucho más la fase de inicio del sueño que ya de por sí tienen retrasada biológicamente.

Preferimos las pastillas

Todo ello es aplicable a los adultos: según la SES, entre un 20 % y un 48 % de la población tiene problemas para dormir en algún momento, que se convierten en un insomnio crónico -aquel que dura más de 3 meses- para el 10 %, unos 4,7 millones de ciudadanos.

"Los españoles no valoramos lo suficiente el sueño: hemos empezado a hacerlo con el ejercicio físico y tener una vida saludable, pero no le damos demasiada importancia a dormir bien" en una sociedad donde cenar o quedar a horas tardías aun sabiendo que se tiene que madrugar es muy habitual, argumenta Romero, que integra el grupo de trabajo de insomnio de la SES.

Cambiar ciertos hábitos contribuiría a mejorar la calidad del sueño, y tampoco tienen por qué ser radicales, sino más relacionados con la construcción de buenas rutinas.

El primer tratamiento para el insomnio es la terapia cognitivo conceptual, pero "necesitas una participación activa del paciente y que cumpla la normativa"; sin embargo, la mayoría de las veces "no están dispuestos a seguirla porque es más fácil tomarse una pastilla que, además, produce un efecto ansiolítico más agradable, por lo que se acaban medicalizando mucho más de lo necesario".

De acuerdo con la información proporcionada por Iqvia, entre 2020 y 2022, las ventas de tranquilizantes han aumentado un 4 % -de 59,2 millones a 61,4 millones-. Los tres fármacos líderes en este periodo pertenecen al grupo de las benzodiazepinas.

La mala fama de dormir

Hace unas semanas el PSOE llevó este asunto al Congreso mediante una PNL que insta al Gobierno a "analizar y proponer soluciones a las necesidades formativas de los especialistas en ciencias de la salud en relación con los trastornos del sueño y desarrollar los contenidos formativos necesarios para posibilitar la prevención y una atención integral, multidisciplinar y personalizada de este problema de salud".

"Cada vez tenemos más evidencia de que dormir menos de cinco horas puede aumentar a medio y largo plazo el riesgo de sufrir enfermedades y, sin embargo, sacrificamos horas de sueño de manera voluntaria" porque, además de los horarios tardíos, en nuestra cultura "no está bien visto dormir mucho", lamenta el neurofisiólogo clínico.

Su compañera de especialidad coincide: "Es un problema de salud pública". "Todavía se considera que dormir es perder el tiempo. Falta mucho camino por recorrer", censura.