ESTE DOMINGO, DÍA MUNDIAL DE LA INFANCIA

42 millones de niños padecen pérdida auditiva en todo el mundo

En la prevención auditiva, el diagnóstico precoz y el tratamiento de calidad, público, gratuito y sin demora, están las soluciones

Un niño se somete a una prueba de audición

AG BELL INTERNATIONALUn niño se somete a una prueba de audición

Este domingo se celebra el Día Mundial de la Infancia, momento especialmente apropiado para llamar la atención sobre la situación de los niños con dificultad en el acceso a los servicios y la importancia de trabajar sin descanso por su bienestar y desarrollo.

AG Bell International, entidad que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas con sordera e hipoacusia, en este Día Mundial pretende concienciar sobre las obligaciones de la sociedad, porque todos los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, sin importar el lugar donde hayan nacido. Se recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hasta el 60% de las pérdidas auditivas infantiles se pueden prevenir y que alcanza a 42 millones de niños.

No todos los niños tienen acceso a la sanidad. Por eso AG Bell International quiere aprovechar este evento para exigir un impulso a las administraciones públicas para que todos los niños, con independencia de que vivan en ciudades o zonas rurales y del país de residencia, se alcance la equidad en la salud auditiva. Esto implica incluir la atención primaria y el diagnóstico temprano, el acceso universal a tecnología auditiva, audífonos e implantes cocleares, y a la (re)habilitación.

Aunque el cribado neonatal universal está implantado en España y en algún otro país de habla hispana, hay naciones donde este programa se limita exclusivamente a las grandes ciudades o a hospitales privados. En otras ni siquiera existe. Otro asunto al que conviene atender es la dificultad de algunas familias para acceder, por motivos geográficos, a servicios médico-sanitarios de diagnóstico y tratamiento, desde un catarro o una infección de oído a la implantación de un dispositivo auditivo y su habilitación.

Los factores que inciden sobre la dificultad del acceso de los niños con discapacidad auditiva a audífonos e implantes cocleares son variados. Aparte de las razones económicas, influye la falta de centros audiológicos especializados en niños; además, vivir en zonas rurales dificulta el seguimiento como consecuencia de los desplazamientos y los costes que estas generan.

Según datos de la OMS en la actualidad hay 34 millones de niños que necesitan servicios debido a su pérdida auditiva. Este se ha convertido en uno de los principales problemas sanitarios y representa un ejemplo de desigualdad que afecta de manera grave a los colectivos más débiles. En la prevención auditiva, el diagnóstico precoz y el tratamiento de calidad, público, gratuito y sin demora, están las soluciones para que todos los niños puedan participar de la vida social en igualdad de condiciones.