¿Por qué mi labrador está gordo?

labradorCuando tu perro te mira con ojos grandes y tristes, intentando conmoverte para que le des esa golosina que tanto le gusta, cuesta decir que no. Sin embargo, hay una raza de perro que pone a prueba a sus propietarios con bastante más frecuencia que otras, según un nuevo estudio publicado en la revista LiveScience.

El Labrador Retriever es más proclive que otras razas a pedir golosinas y a realizar toda una serie de juegos y comportamientos relacionados con el objetivo de conseguir más comida. Y la razón está en su ADN, tal y como demuestran estos investigadores.

La autora principal del estudio, Eleanor Raffan, cirujana veterinaria y genetista de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, ha confirmado a Live Science que se inspiró en el Labrador para estudiar la obesidad en los perros porque estaba sorprendida de ver tantos canes de esta raza con el mismo problema en su clínica veterinaria.

“Cuando hablo con sus propietarios, todo el mundo dice ‘mi perro está obsesionado con la comida’. Y hemos demostrado que la genética está implicada en este tipo de situaciones”, explica Raffan.

La prueba del ADN

Para llevar a cabo su estudio, Raffan y sus colegas examinaron a 33 labradores, 18 aptos y 15 obesos, y se centraron en los genes que estaban relacionados con la obesidad, Y hallaron que los perros obesos tenían en su mayoría una variación genética en el gen POMC, que esencialmente, es el encargado de “apagar” la señal de hambre. “Por tanto, el interruptor de apagado no funciona correctamente, de ahí que los perros estén mucho más motivados por la comida”, concluye.

Después de estudiar a otros 700 labradores, llegaron a la conclusión de que aproximadamente el 23% de ellos tenía esta variación genética, es decir, aproximadamente uno de cada cuatro. Si bien es cierto que no todos estos perros eran obesos, sí pudieron demostrar que la variación en este gen hacía a estos animales más propensos a pedir y buscar comida, según las encuestas proporcionadas por sus propietarios.

Tras evaluar otras 38 razas de perros, demostraron que esta variación genética solo se produce en otra raza, la retriever de pelo liso, que está estrechamente relacionada a la raza de labrador. “Esta variación genética es muy común en perros labradores y tiene un efecto significativo en aquellos perros que la sufren, por lo que es muy probable que esto explique por qué los labradores son más propensos a ganar kilos en comparación con otras razas”, añade Raffan en un comunicado.

No hay varita mágica

Desafortunadamente, no hay una solución rápida para los labradores con sobrepeso. Si su perro está más obeso de lo normal, la única medida es regular los alimentos que consuma y aumentar el ejercicio. Aunque este consejo es igualmente útil para todas las razas, los dueños de los labradores deben ser conscientes de que sus perros pueden estar ‘programados’ para ser más insistentes a la hora de pedir comida. Por eso, el esfuerzo para resistir a sus constantes demandas de comida deberá ser mayor. Porque como reconoce Raffan, “a veces no es fácil luchar contra la biología”, explica Raffan.

fat labrador

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *