La joven que llora sangre y no saben el porqué

Marnie-Rae Harvey

Marnie-Rae Harvey era una joven inglesa con una vida normal hasta el mes de marzo de 2013, cuando un día tosió un poco de sangre. Episodio que se repitió regularmente los siguientes dos años pero que no parecía nada grave según los médicos que la atendieron.

Sin embargo, una mañana de julio de 2015, Marnie-Rae se despertó con la cara cubierta de sangre y descubrió que estaba sangrando por los ojos. Los padres de la joven llamaron a una ambulancia: “Los paramédicos estaban en shock porque nunca habían visto algo semejante”, contó la joven a la BBC.

Al llegar al hospital examinaron sus ojos sin encontrar ninguna anomalía, mientras que los análisis de sangre tampoco mostraban nada raro. Los ojos de la joven volvieron a la normalidad como si nada hubiese ocurrido.

Sin embargo, la pesadilla no había acabado todavía. Durante las siguientes dos semanas, los ojos de Marnie-Rae continuaron sangrando todos los días: “Estaba en una tienda y mis ojos y mis oídos empezaron a sangrar y tuvimos que llamar a la ambulancia otra vez”.

La joven inglesa pasó múltiples pruebas y vio a a más especialistas. Todo apuntaba a la haemolacria, una enfermedad que genera lágrimas formadas de manera parcial o total por sangre, que puede ser provocada por heridas, un desorden en la glándula lagrimal o por problemas de coagulación. Finalmente los médicos descartaron esta enfermedad y determinaron que la joven tenía el sistema inmunológico debilitado, pero nada más.

El problema que sufría empezó a pasar factura a su vida personal al no poder ser capaz de hacer los exámenes para acceder a la universidad. Marnie-Rae afirmó que le faltaba energía y que se sentía mareada, además de sufrir dolores en sus extremidades: “La gente solo se queda mirando fijamente, mientras yo apenas puedo caminar sin sentirme enferma”.

Por si fuera poco, la joven relata su mala experiencia con ciertas personas: “El otro día en el hospital había gente que intentaba tomarme fotos y decían cosas feas sobre mi cara”.

Al parecer, recientemente el problema no ha hecho más que empeorar: “Llevo 12 días sangrando sin parar y por todos los lugares a la vez. Normalmente sangro cinco minutos y se detiene por una hora. Pero ahora sangro media hora y para cinco minutos. Me siento enferma cinco veces al día”.

Tratamiento

“Los doctores pensaron que iba a ser un desorden en la sangre, pero ahora tengo una inyección de Prostap 4 diseñada para que mi útero deje de trabajar y si es eso, voy a tener que operarme por algo llamado endometriosis“.

Los médicos la avisaron que tenía entre un 60 y un 70% de quedar infértil con este tipo de tratamiento“Me preocuparé de eso en el futuro, ahora quiero resolver esta dolencia”, afirmó la joven.

Marnie-Rae tendrá que esperar hasta mediados de abril para saber si el tratamiento es efectivo; sin embargo, ella no se muestra muy optimista: “No creo que funcione, porque es una droga para producir los efectos de la menopausia en el cuerpo. Y sí, tengo los síntomas, como sudar o los cambios de humor, pero sigo sangrando”.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *