¿Sueñas a color o en blanco y negro?

sueños blanco y negro¿Alguna vez te has planteado si sueñas en blanco y negro o a color? Cuando recuerdas esos sueños que se han quedado marcados en tu mente no es fácil percibir si eran a color o en escala de grises. Esta cuestión ha desconcertado a muchos científicos en los últimos 70 años, sin embargo, parece que la mayoría de ellos ha llegado a una conclusión más o menos firme: la televisión influyó e influye sobremanera en la gama de colores que percibimos en nuestros sueños.

Según los datos de un estudio publicado en la revista “Consciousness and Cognition”, solo el 4,4% de los menores de 25 años recuerda haber soñado alguna vez en blanco y negro. Los adultos, de 26 a 55 años, marcados por una infancia que pasó del B/N al color, elevan un poco ese porcentaje, pero no demasiado: el 7,3% de ellos reconoce soñar a veces en escala de grises. Sin embargo, las personas mayores de 55 años, que durante su niñez disfrutaron exclusivamente de la televisión y el cine en blanco y negro, aseguran que cerca del 25% de sus sueños son incoloros. En resumen, podría decirse que los jóvenes sueñan exclusivamente en color, los adultos de mediana edad en technicolor y un elevado porcentaje de ancianos, en blanco y negro.

Según Eva Murzyin, investigadora de la Universidad de Dundee, en Reino Unido, “el impacto que la televisión, y especialmente el cine, provocó en los niños de la primera mitad del siglo XX, pudo influir en la manera en que se forman sus sueños”. Aun así, este estudio puso de relieve una de las mayores problemáticas que todavía no han podido desvelar los científicos que estudian los sueños: ¿Realmente estudian los sueños o el recuerdo que las personas tienen de ellos? Es decir, ¿hasta qué punto podemos confiar de nuestra memoria en ese proceso mental involuntario? Es evidente que no podemos fiarnos demasiado, sobre todo cuando se trata de recordar los detalles más insignificantes de esos acontecimientos recreados en nuestra mente.

El color intenso

Igualmente, el estudio revela que los tonos grises son más difíciles de recordar. Sin embargo, los tonos vivos son más fáciles de rememorar. El investigador Robert Hoss, especializado en los sueños, asegura que los colores vivos en estas visiones involuntarias corresponden a la intensidad emocional de lo rememorado. Hoss lo explicaba de la siguiente manera:

“En un sueño, el color es tan importante como la imagen en sí misma. El color aparece para representar las condiciones emocionales que estimulan el sueño, es decir, el color combina con las imágenes para dar un significado más completo a la realidad recreada”, revela. En definitiva, se puede afirmar que el color combina con la imagen para darle mayor significado emocional a la historia.

Quizá, cueste entender esta afirmación, especialmente porque los sueños ocurren mientras estamos dormidos, pero sí podría asimilarse a la imagen que vamos creando en nuestra mente cuando estamos leyendo un libro. Si en la narración hay ausencia de color, ¿cómo imaginamos ese pasaje concreto?

En definitiva, y volviendo al tema principal de la investigación de Eva Murzyn, se obtiene también la conclusión de que las personas que recuerdan mejor sus sueños, los recuerdan más a color que en blanco y negro. Mientras tanto, quienes tienen mayor dificultad para rememorar lo que han soñado, suelen decolorar esa realidad difusa. Asimismo, las personas que trabajan con el color (diseñadores, pintores…) tienen a tener unas reminiscencias mucho más nítidas y coloreadas que el resto. Asimismo, concluyen, quienes afirman soñar más en blanco y negro son las personas que, a su vez, reconocen soñar con menos frecuencia. Así que, ya sabes, la próxima vez que recuerdes un sueño, párate a pensar en los colores de la escena. ¿Qué podrán significar?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *