EEUU planea usar armas láser en 2023

laser

Las armas láser hace tiempo que dejaron de pertenecer exclusivamente a la ciencia-ficción. De hecho, el ejército estadounidense está “muy cerca” de desarrollar armamento láser para ser usado en el campo de batalla, según afirmó un oficial de la armada en declaraciones a “The Independent”. Asimismo, la secretaria de Tecnología Militar, Mary J. Miller, aseguró ante un comité que este tipo de armamento podría desplegarse para el año 2023.

Una vez que las armas láser estén desarrolladas, serán empleadas para derribar misiles, aviones e incluso proyectiles de artillería durante su trayectoria en el aire. Sin embargo, el nuevo armamento tendrá que pasar rigurosas pruebas antes de que sea usado por las tropas.

Pero realmente, ¿cómo funciona? Si estás pensando en rayos láser de colores surcando los cielos, estás equivocado. Las ráfagas de las armas láser consisten en un haz de energía invisible, constante y tan rápido como la luz.

En este sentido, desde finales de 2014 el buque de la armada USS Ponce lleva equipado un arma láser experimental en sus operaciones en el Golfo Pérsico. El ejército estadounidense, que invirtió en el sistema 40 millones de dólares, ya probó el láser con éxito durante unas maniobras que se muestran en el siguiente vídeo:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=D0DbgNju2wE?rel=0&controls=0&showinfo=0]

El sistema puede hacer frente a múltiples amenazas y utilizar una gama de opciones, desde medidas no letales como la ceguera, hasta la destrucción letal si es necesario.

El contraalmirante Matthew Klunder, jefe de investigación de la Armada, aseguró que el arma se maneja “de forma muy parecida” a un videojuego: “Cualquiera que maneje que una Xbox o PlayStation, será bueno con esto”, apuntó Klunder.

Uno de los factores que hacen tan atractivas las armas láser es su bajo costo. A modo de ejemplo, un disparo con este tipo de arma cuesta 0,60 dólares, mientras que el lanzamiento de un misil convencional tiene puede llegar hasta los dos millones de dólares.  Y a esto hay que añadirle una gran ventaja, no hace falta recargar el arma.

Arma ilegalizada por la Convención de Ginebra desde 1995

El Protocolo IV prohíbe el uso de las armas láser específicamente diseñadas para causar un daño permanente como la ceguera, además de transferir este tipo de armas a otros estados o entes privados.

“No vamos a apuntar el láser a la gente, vamos a respetar las convenciones”, afirmó Klunder. No obstante, añadió: “El capitán del USS Ponce tien toda la autoridad necesaria si hubiera una amenaza sobre ese navío para proteger a nuestros marineros y marinos y podría defender ese barco con ese sistema láser”.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *