Nanobots, los robots que combaten el cáncer desde dentro

nanobots¿Os imagináis que se pudieran inventar robots tan sumamente pequeños que pudieran viajar por el interior del cuerpo para cuidar de nuestro organismo? Pues no, no hace falta que lo imaginéis, porque aunque pueda sonar paranoico, lo cierto es que los nanobots ya son una realidad. El profesor Ido Bachelet de la Universidad Bar-Ilan de Israel confirma que estos diminutos robots podrán administrarse al interior de nuestro cuerpo para combatir enfermedades.

Actualmente, el cáncer se trata con un tratamiento bastante problemático, pues tanto la quimioterapia como la radiación son terapias que afectan a áreas muy grandes del cuerpo, como si una bomba estallara en nuestro interior para acabar con las células cancerígenas. Por eso, aunque reduzcan la enfermedad, también dañan al organismo. De ahí que estas terapias sean a veces más dañinas que el propio cáncer. Por eso, los científicos no cesan en su incansable búsqueda para dar con un fármaco que reduzca estos “daños colaterales”. El propio Bachelet reconoce que encontrar un medicamento contra el cáncer más seguro “sería como inventar un arma que solo matara a la gente mala”.

Y esto es justo lo que los investigadores están cerca de conseguir con los nanobots, pues en lugar de atacar a todas las células de la zona afectada, son capaces de reconocer e interactuar solo contra las moléculas dañinas. Esto significa que ni siquiera sería necesario seguir investigando en nuevos elementos menos peligrosos, “sino que bastaría con combinarlos con la nanociencia para controlar su toxicidad”, asegura Bachelet.

Los nanobots están hechos a partir de ADN, concretamente se trata de una sola hebra de ADN plegada en forma de concha, con el objetivo de ser los portadores del medicamento. Es decir, estos mini-robots son como cajas protectoras que portan la medicina por el cuerpo y que han sido programados para estar en posición ‘off’, esto es, cerrados herméticamente para que puedan pasar junto a las células sanas sin causar daño, y en posición ‘on’, donde la cubierta se abre para lanzar el fármaco a las células cancerígenas.

Los nanobots se pueden programar además para ‘viajar’ con varios medicamentos y lanzar solo el más indicado para el tipo de célula cancerígena en cuestión. Esto significa que los nanorobots funcionan perfectamente en terapias combinadas –con pacientes que toman varios fármacos a la vez- y pueden ser programados de forma que los diferentes fármacos no interfieran entre sí. En 2015, los nanobots desarrollados por el equipo de Bachelet podían reconocer hasta doce tipos diferentes de células cancerígenas.

Actualmente, este equipo está trabajando también para que sus nanobots se comporten en modo enjambre, es decir, para que los robots puedan construir puentes entre ellos. “Esto permitiría actuar sobre áreas afectadas mucho más grandes, uniendo tejidos, lo que serviría para reparar la médula espinal o largas secciones de músculo”, explican.

nanobots

¿Nanobots para todos?

¿Todo es tan sencillo o hay algún truco oculto? Bachelet asegura que ninguno “más allá de los problemas habituales que surgen con cualquier tipo de tecnología punta”. Aun así, los nanobots serán probablemente muy caros para el paciente promedio, algo que ampliaría todavía más la brecha entre pacientes ricos y pobres. De todos modos, la investigación parece un poco estancada, pues aunque prometieron que en 2015 harían las primeras pruebas con humanos, concretamente sobre algún enfermo terminal de leucemia, el equipo de Bachelet no se ha pronunciado todavía. En cambio, en animales sí se ha conseguido realizar alguna que otra prueba con éxito. De hecho, Bachelet es realmente optimista y asegura que con este innovador método se podría eliminar el cáncer en un tiempo récord de un mes. “Si las pruebas salen bien, podríamos ver los primeros pacientes de nanotecnología en un plazo máximo de cinco años”, reconoce.

En cualquier caso, y sean cuales sean estos resultados, las perspectivas para el tratamiento del cáncer y otras enfermedades mediante el uso de nanobots en el futuro son muy esperanzadoras. Tratándose de un área con tanto potencial sería muy importante que la inversión dedicada a la investigación creciera para que esta técnica llegar a los hospitales lo antes posible. A veces parecemos obviar que la vida de millones de personas está en juego.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *