El pegamento que sutura heridas en 60" inspirado en el mejillón

 

mejillon

La naturaleza ha sido siempre una fuente inagotable de inspiración para el ser humano a la hora de inventar nuevos materiales que nos hagan la vida un poco más fácil. Buena prueba de ello es el velcro, el sistema de cierre y apertura rápido inventado en 1941 por el ingeniero suizo Georges de Mestral, quien mientras paseaba con su perro en una idílica mañana soleda, se percató de la dificultad de quitar de su ropa y del pelo del can los frutos de un cardo alpino llamado Arctium bardana.

Otro caso parecido es el de la cinta adhesiva, inspirada en el largarto Geco, el cual tiene unas patas que se pegan con suma facilidad a las superficies gracias a unos pelos microscópicos con carga eléctrica opuesta a las superficies.

Siguiendo el ejemplo de lo anteriormente citado, un grupo de científicos coreanos de la Universidad de Pohang de Ciencia y Tecnología de Corea del Sur ha creado un nuevo adhesivo basado en la gran capacidad de los moluscos de pegarse a las rocas. La clave otra vez estaba en observar la naturaleza.

Tras probar el pegamento con animales, los investigadores aseguran que puede suturar heridas, tanto internas como externas, en un minuto. Por si fuera poco, lo hace de tal forma que no provoca inflamación, ni por lo tanto el riesgo de infección, como sí sucede con los métodos tradicionales como los puntos o las grapas. Asimismo, es 100% respetuoso con el medio ambiente.

El pegamento funciona gracias por un lado a una proteína adhesiva que posee el mejillón, y por el otro, a un aminoácido que tienen los insectos llamado tirosina. La combinación de estos dos componentes se activa con la luz y hace posible este efecto casi milagroso.

Hace varios años que se conocen las propiedades del adhesivo del mejillón, pero no ha sido hasta ahora cuando la experimentación clínica ha dado sus primeros resultados positivos en seres vivos. Esperemos que en un futuro no muy lejano este nuevo material se pueda aplicar en humanos a la vista de sus fantásticas prestaciones.

 

Fuentes: gizmodo y sciencedirect.com

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *