Los riesgos de dormir más de ocho horas

dormir
Antes de dormir pones la alarma para el día siguiente, normalmente la del móvil, y si te indica que te quedan seis horas de sueño el bajón es considerable, por el contrario, si son ocho o más , nos quedamos tranquilos y pensamos que al día siguiente estaremos frescos y descansados, e incluso nos sentiremos orgullosos por seguir el mantra de “dormir ocho horas como mínimo”.

En primer lugar, es necesario saber que el cerebro usa el 20% de la energía que se consume cuando se duerme, aunque solo represente el 2% de nuestro cuerpo. Por lo tanto, lo que demuestra es que mientras dormimos más que el cuerpo descansa nuestro cerebro.

Es de sobra conocido que el sueño es vital para una buena salud, aunque abusar del mismo no es lo mejor para todo el mundo. Según una investigación publicada recientemente en la revista Neurology, la gente de mediana edad y los mayores que duermen más de ocho horas al día tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o ictus.

Con el fin de de realizar el estudio, los investigadores preguntaron a casi 10.000 personas con edades comprendidas entre 42 y 81 años por el número medio de horas que dormían al día y, si por lo general, dormían bien. Los participantes respondieron a estas preguntas dos veces en un período de cuatro años y fueron controlados durante nueve años y medio para ver si tenían o no un accidente cerebrovascular.

Tras ajustar los datos recogidos en función de la edad y el sexo, el estudio reveló que las personas que dormían más de ocho hora al día eran más propensas (45%) a sufrir un accidente cerebrovascular. En cambio, aquellos encuestados que dormían menos de seis horas diarias sus posibilidades se reducían a un 19%.

Sin embargo, los investigadores no han sabido esclarecer la relación existe entre el sueño y el riesgo de accidente cerebrovascular. La falta de horas de sueño se asocia a factores como el metabolismo alterado y los niveles elevados de cortisol, la “hormona del estrés”, lo que favorece la hipertensión arterial y el aumento del riesgo de accidente cerebrovascular. En cambio, “la asociación entre la duración del sueño y un mayor riesgo de accidente cerebrovascular fue independiente de los factores de riesgo normales para la enfermedad cardiovascular”.

Mientras los responsables del estudio invitan a realizar nuevas investigaciones para explorar la relación entre sueño y probabilidades de tener un accidente cerebrovascular, lo que sí dejan patente finalmente en su estudio es la necesidad de dormir entre seis y ocho horas con el fin de reducir a la mitad el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *