Tutankamón, un faraón enfermo y con problemas físicos

La “autopsia virtual” realizada a la momia de Tutankamón ha echado por tierra la imagen idealizada que el mundo tenía del pequeño faraón, siempre oculto tras una imponente máscara funeraria de oro. Albert Zink, director del Instituto de Momias de Italia y responsable del estudio, nos descubre un Tutankamón con un pie cabo, caderas femeninas, dientes de conejo y con una mala salud congénita.

El joven faraón reinó de los 9 o 10 años a los 19  (de 1.332 AC a 1.323 AC) y tuvo una importancia menor en la historia de Egipto. Sin embargo, desde que en 1922 el arqueólogo inglés Howard Carter descubriese su espectacular tumba intacta en el Valle de los Reyes, Tutankamón se convirtió en el faraón más famoso del Antiguo Egipto, y su misteriosa muerte a la edad de 19 años, en un verdadero enigma para la ciencia.

Una de las hipótesis que siempre se han barajado fue la muerte en un accidente en carro al hallarse el esqueleto con varios huesos rotos, pero en palabras de Zink al Daily Mail , este hecho “no le hubiera sido posible, especialmente por su pie cavo, pues no podía tenerse en pie sin ayuda”. Cabe destacar que en la tumba se descubrieron más de 130 bastones usados.

Otra de las teorías se inclina por el asesinato a manos de un ambicioso sucesor que le produjo un orificio en la cabeza, aunque, según los especialistas, dicha perforación fue realizada post mortem para introducir la resina durante el embalsamamiento.

La “autopsia” realizada por más de 2000 ordenadores y pruebas de ADN, nos da una de las claves para resolver el gran misterio: el joven faraón fue concebido en incesto y heredó una enfermedad de los huesos. Asimismo, la única lesión sufrida en vida fue en la rodilla.

Zink aseguró que las relaciones entre hermanos en aquella época no estaban mal vistas, además desconocían por completo los problemas de salud que podía conllevar dicha práctica.

Para el científico la causa más probable de su muerte fue el empeoramiento de su mala salud congénita, sin olvidar que el joven rey sufrió malaria, “por lo que es difícil decir si eso fue un factor importante en su muerte”.

Hutan Ashrafian, profesor de cirugía en el Imperial College de Londres, explicó las dolencias por desequilibrios hormonales que sufrió la familia de Tutankamón: “Una gran cantidad de sus predecesores vivieron hasta una edad muy avanzada. Solo su línea inmediata morían temprano y cada vez antes en las siguientes generaciones”.

Todo el estudio acerca de Tutankamón será recogido en un documental para la BBC, el cual según el director, Alan Clements, será “una épica historia detectivesca, que descubre la verdad del chico detrás de la máscara dorada”.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *