Destapada la verdad sobre los kebabs de ternera

Comida por excelencia de las noches madrileñas gracias a la excelente combinación de carne, salsas y pan de pita, el kebab llegó hace unos años a España para quedarse con nosotros y alimentarnos de una forma barata y contundente. A pesar de ser servidos en locales que son en su mayoría auténticos tugurios y donde los dueños les importa más bien poco la higiene, los consumidores siguen fieles a esta comida hipercalórica a sabiendas que la carne no es de primera calidad, pero por lo menos pensamos que la ternera es ternera, y el pollo, pollo. ¡Pero ni eso!

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) analizó 25 kebabs de ternera completos (queso y salas) de 25 establecimientos diferentes en Madrid, llegando a conclusiones más que interesantes:

  • En primer lugar, solo uno de los kebab llevaba carne de ternera en su totalidad, ¿cómo te quedas?.
  • En 20 “kebabs de ternera” se encontró pollo: en 6 era la mayoría y se encontraba en más de un 60%; en otros 11, entre un 60% y un 40%, y en los tres restantes, solo 1% por la contaminación cruzada al cortar diferentes carnes con el mismo cuchillo.
  • En 7 muestras se encontró caballo y en 13 pavo, sin embargo menos de un 1% como exige la normativa europea. En el tema de la carne de caballo saben mucho en Ikea y sus famosas albóndigas.

Aunque a estas alturas ya da igual que pidas ternera o pollo porque te vas a comer practicamente lo mismo, el estudio aprueba la carne en cuanto a su calidad: solo en 9 de las 25 muestras se encontró más tendones y fibras de lo deseable. Por otro lado, se encontró mucho calcio, lo que prueba que a la hora de aprovechar la carne rebañan el hueso como nadie.

“El gorro y los guantes me los dejé en casa”, aseguró el cocinero.

En lo referente a la higiene el suspenso estaba cantado. En 11 muestras de las 25 se encontraron rastros de contaminación fecal, debido a lavarse poco las manos o por no lavar correctamente los vegetales. En 13 encontraron demasiado moho y levaduras. Y, algo que ya se sabía, ninguno de los cocineros de los 25 establecimientos visitados llevaban gorros o guantes.

Por si fuera poco, el kebab supera en porcentaje de grasa saturada, calorías y sal a las hamburguesas tanto de Mc Donald como de Burger King:

  1. Kebab: 739 calorías y 4,5 g. de sal.
  2. Hamburguesa Burger King: 648 calorías, 2,3 g. de sal.
  3. Hamburguesa Mc Donald: 510 calorías, 2,2 g. de sal.

Ahora entiendes la razón por la cual siempre necesitas gran cantidad de refresco para acompañar este tipo de alimentos.

Por último, un menú completo de kebab con patatas y refresco aporta las tres cuartas partes de la energía que necesita un adulto al día. Ya sabes, cuando te comas uno ya puedes compensar con algo de ensalada o fruta si no quieres que te de un infarto.

Ahora que sabes la verdad sobre el supuesto kebab de ternera, tienes dos caminos: eliminarlo de tu dieta para siempre y convertirte en un predicador antikebab, o simplemente, pasar de todo y seguir disfrutando de un alimento que ha cubierto satisfactoriamente tus necesidades hipercalóricas en multitud de ocasiones.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *