¿Por qué mi hijo adolescente se siente solo?

Adolescente

Adolescente

La adolescencia es una etapa muy complicada, en la que muchos jóvenes se sienten solos e incomprendidos. Hay quienes lo verbalizan, mientras que otros simplemente muestran un comportamiento diferente al habitual. Suelen encerrarse en su habitación durante horas. Si tienes un hijo adolescente, debes saber que el sentimiento de soledad es normal, aunque si tienes la sensación de que se alarga en el tiempo o es demasiado intenso, es importante que pidas ayuda profesional cuanto antes.

Sentimiento de soledad en la adolescencia

Durante la adolescencia, los hijos se comportan de una manera que los adultos no somos capaces de comprender. Están atravesando una etapa compleja, en la que tratan de buscar su identidad, su espacio y su libertad. Se trata de una fase en la que se producen cambios drásticos a nivel físico y emocional, así que el sentimiento de soledad es muy frecuente.

Los adolescentes suelen volverse herméticos y dejar de confiar en sus padres para contarles lo que les preocupa. En la gran mayoría de casos, la tristeza va acompañada de baja autoestima, tristeza, sensación de vacío y aburrimiento. Todo esto muchas veces deriva en el hecho de que los adolescentes puedan sentirse desbordados o perdidos, sin saber cómo deben reaccionar y actuar ante determinadas situaciones.

Es importante analizar qué hay detrás del sentimiento de soledad. Aunque cada adolescente es un mundo, existen una serie de causas que se repiten en un gran número de casos.

  • Cambios: la adolescencia es una etapa de la vida en la que se producen un gran número de cambios, tanto físicos como emocionales. Además, las variaciones hormonales provocan cambios en su manera de pensar, ser y comportarse. Los adolescentes tienen que adaptarse constantemente a los cambios, algo que no es nada sencillo.
  • Búsqueda de identidad: el proceso en el que los adolescentes buscan su propia identidad no es nada sencillo. Cuando se dan cuenta de que el "yo ideal" tiene poco o nada que ver con el "yo real", es normal que aparezca el sentimiento de soledad. Pueden sentir que no saben quiénes son o que nunca van a conseguir ser quienes ellos realmente quieren ser.
  • Conflictos: en esta etapa también es frecuente que surjan conflictos con los amigos, lo que puede hacer que el sentimiento de soledad aumente. Los grupos sociales son muy importantes en la adolescencia, y el más mínimo conflicto puede hacer que los adolescentes se sientan incomprendidos y excluidos del grupo.

¿Cómo prestar ayuda?

Aunque los adolescentes suelen rechazar la ayuda de sus padres, es importante que éstos estén ahí en todo momento para acompañarles y servirles de apoyo. No se trata de forzar la situación, sino de interesarse por saber cómo se encuentran.

Si tienes un hijo adolescente y crees que se siente solo, busca un momento en el que ambos estéis tranquilos y utiliza preguntas abiertas para averiguar cómo se siente y de qué manera puedes ayudarle. Más allá de lo que dice, debes prestar especial atención a la forma en la que se expresa. Evita ser muy insistente porque eso sería contraproducente.

A través del diálogo, haz todo lo posible por acercarte a tu hijo y averiguar cuáles son las causas de la soledad: un conflicto con su grupo de amigos, un desamor... Aunque él seguramente no lo tenga en cuenta, tú también has pasado por la adolescencia. Explícale cómo te sentiste tú en esta etapa y cuáles fueron tus peores momentos. Esto puede ayudar a que se abra a ti y te cuente lo que le ocurre.

Si realmente quieres formar equipo con tu hijo, es fundamental que ambos forjéis un vínculo sano y fuerte entre vosotros. Tratad de pasar el mayor tiempo posible juntos haciendo cosas que os gustan, como ir a un museo o leer un libro. De vez en cuando, sal del papel de "madre" o "padre", y conecta con él desde tu faceta más distendida y amigable.

Por último, es importante ser conscientes de que el sentimiento de soledad es algo humano y universal. Todo el mundo en algún momento de su vida se siente así. Por lo tanto, uno de los primeros pasos para superarlo es aceptarlo. Ahora bien, cuando el sentimiento es muy intenso o se convierte e invalidante, es importante pedir ayuda.