MUCES 2013: 'Quai d'Orsay', una divertida comedia política firmada por Bertrand Tavernier

Imagen de Quai d'Orsay

Fotograma de Quai d'Orsay

Imagen de Quai d'Orsay
'Quai d'Orsay', presente en la Sección Oficial de MUCES (Muestra de Cine Ciudad de Segovia), se puede considerar casi como un reverso cómico de 'El ejercicio del poder'. Si en la cinta de Pierre Schoeller asistíamos a una jornada en la vida de un ministro responsable que tiene que afrontar los peajes del mundo de la política, aquí somos testigos del funcionamiento del gabinete de un gobernante que carece de la formación necesaria para el cargo y parece estar algo alterado mentalmente.
Por otra parte, Bertrand Tavernier opta por la sátira frente al tono más dramático de Schoeller para retratar al equipo del ministro de Asuntos Exteriores francés. El realizador galo nos muestra las extravagancias de un político que no tiene la talla necesaria para desempeñar el puesto que ocupa. No obstante, el trabajo de todo su equipo permite que su incapacidad se vea enmascarada ante la opinión pública.
El autor de 'La muerte en director' se divierte describiéndonos a los algo estrambóticos miembros de un gabinete y a un funcionario de las altas esferas que se limita a repetir siempre las mismas ideas y parece obsesionado con utilizar citas de Heráclito. El cineasta adopta  en gran parte del largometraje el punto de vista de un nuevo colaborador del político, encargado de escribir sus discursos, que asiste asombrado al peculiar circo.
Tavernier logra imprimir ritmo y gracia a una sátira repleta de diálogos y situaciones divertidas, aunque no excesivamente incisiva. En el debe del filme también se encuentra un guion, premiado en la pasada edición del Festival de San Sebastián, algo reiterativo y alargado en exceso.
Lo que sí resulta indudable es el estupendo trabajo de gran parte del reparto. Thierry Lhermitte borda su papel de ministro histriónico, Niels Arestrup engrandece su rol de resignado jefe de gabinete y Raphaël Personnaz logra que simpaticemos con ese tipo joven e inexperto que escribe los discursos del político.
En resumen, 'Quai d'Orsay' entretiene de forma inteligente, aunque esté lejos de ser una obra maestra.