Beneficios del ácido láctico en la cosmética facial

Ácido láctico

Ácido láctico
Para el cuidado de la piel del rostro y el cuello, en el mercado podemos encontrar una gran selección de productos para todo tipo de pieles y necesidades. Es importante que durante el proceso de decisión de compra revisemos los ingredientes de los productos para comprobar si éstos son aptos para nuestro tipo de piel y sus necesidades concretas. Uno de los ingredientes más utilizados en la actualidad es el ácido láctico, el cual ha ganado mucho terreno en los últimos años.
Se dice que sus efectos sobre la belleza de la piel son increíbles, e incluso hay quienes le atribuyen propiedades casi mágicas. Si tú todavía no conoces el ácido láctico y todo lo que puede hacer para cuidar tu piel, te lo explicamos todo a continuación.

Ácido láctico: qué es

El ácido láctico es un ácido natural que pertenece a la familia de los AHA (alfahidroxiácidos). Del mismo modo que sucede con el colágeno y la elastina, la producción de ácido láctico por parte del organismo disminuye con el paso del tiempo. Por este motivo, es importante elegir productos cosméticos con este ingrediente.
Del mismo modo que el resto de AHA, el ácido láctico tiene un efecto inmediato y, lo que es más importante, duradero. Uno de sus principales usos es para exfoliar la piel, algo esencial para eliminar las células muertas e impurezas acumuladas. También permite acabar con la opacidad y recuperar una piel radiante.
Gracias a sus propiedades exfoliantes, el ácido láctico estimula la regeneración de la piel sin irritarla lo más mínimo. Por lo tanto, es un ingrediente apto para las pieles sensibles. Además, aporta luminosidad e hidratada, al tiempo que reduce los signos del envejecimiento en la piel, como arrugas y líneas de expresión, al estimular la síntesis de colágeno.
A todo esto hay que sumar que elimina las manchas causadas por la edad y por la exposición al sol. El ácido láctico es un ingrediente especialmente indicado para pieles sensibles, al igual que el resto de AHA.
Aún así, es conveniente hacer una pequeña prueba en la piel antes de incorporarlo a la rutina de forma definitiva, para evitar cualquier tipo de complicación. Si tienes una piel extremadamente sensible, es conveniente que consultes con tu dermatólogo antes de empezar a utilizar cualquier producto cosmético.

Beneficios

Uno de los beneficios más destacados de este ingrediente es que está muy recomendado para pieles secas porque atrae el agua y mejora la barrera lipídica de la piel, evitando la pérdida de hidratación.
También funciona como un eficaz y potente exfoliante. Además, es más suave que otros ácidos, así que es ideal para todo tipo de pieles. Mejora la textura de la piel, al tiempo que suaviza las líneas de expresión y las arrugas y combate las marcas de acné. Por lo tanto, es un gran renovador celular.
Como tratamiento antiedad, penetra en las capas más internas de la piel, estimulando la síntesis de elastina y colágeno. Tiene efecto despigmentante, de forma que mejora el tono, aumenta el contenido de ceramidas y mitiga las manchas.

Consejos de uso

El ácido láctico se puede encontarr en todo tipo de productos cosméticos, principalmente en cremas y sérums. Pero también se puede usar a modo de complemento en los tratamientos de belleza, en estado puro aunque reducido y concentrado, aplicándolo antes o después de las cremas y los sérums.
Si nunca hemos utilizado algún ácido, o ácido láctico en particular, para comenzar los expertos recomiendan incluirlo en pequeñas cantidades y de forma progresiva en la rutina de belleza.

Los mejores ácidos para la piel

Además del ácido láctico, hay otros que son excelentes para el cuidado de la piel.

  • Ácido cítrico: tiene propiedades exfoliantes y mejora la apariencia de arrugas y líneas de expresión. Funciona muy bien en casos de acné y es un gran antioxidante.
  • Ácido hialurónico: uno de los ingredientes más utilizados en la cosmética. Reestablece el volumen perdido y es muy útil a la hora de rellenar ojeras.
  • Ácido glicólico: tiene acción exfoliante y se utiliza en casos de deshidratación o manchas en la piel.
  • Ácido kojico: se utiliza en el tratamiento corrector de las manchas y las imperfecciones de la piel.