Perdiendo el rumbo

Sánchez, Stoltenberg y Biden

MoncloaSánchez, Stoltenberg y Biden

Agasajamos, como si no hubiera un mañana, a los señores de la guerra en una especie de remake de "Bienvenido Mister Marshall", versión siglo XXI, que haría removerse en la tumba al mismísimo Berlanga. Olvidando que son también, la mayoría de ellos, responsables de la galopante inflación, que está diluyendo los ahorros de la clase media como lágrimas en la lluvia, que dirían en Blade Runner. 

Élites extractivas que no tienen ningún reparo en gastar millones en renovar el armamento militar, (vamos a gastarnos en aviones de combate, aproximadamente el equivalente a dos meses de pensiones para los más de nueve millones de perceptores), mientras se escandalizan ante el aumento de cualquier gasto social, como por ejemplo la subida de unos 55 euros mensuales en las pensiones no contributivas. 

Curiosamente, y destrozando la famosa frase de Confucio, cuando el dedo señala las posibilidades reales de una tercera guerra mundial. En lugar de buscar desesperadamente soluciones para alcanzar el alto el fuego y la retirada de las tropas rusas que han invadido Ucrania; los idiotas nos entretenemos con las alpargatas de las primeras damas y los menús degustación de los chefs más solidarios. Sin olvidar, la importante "victoria" conseguida, retirando el nombre de "ensaladilla rusa" del menú para los periodistas destacados en el IFEMA durante la cumbre. 

Mientras tanto, las bolsas siguen cumpliendo su función, anticipándose a la que se avecina y pese al exceso de liquidez que hay en el mercado, no digamos en las cuentas de ahorro; son muchos los gestores, que prefieren esperar a que escampe, en plan... compra tú, que a mi me da la risa.    

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto, complicando el escenario, oscilando la jornada entre el máximo de los 8.117 y el mínimo de 7.994, para acabar cerrando en 8.098,70. Buen cierre, por hacerlo en la media de la sesión, aunque negativo por seguir alejados de todas las referencias de control, excepto de los frágiles 8.030 puntos.

El aspecto técnico sigue complicado. Funcionó, a medias, el rebote planteado en el comentario de la última semana, pero al no llegar hasta el objetivo que habíamos situado en torno a los 8.420 puntos, (máximo 8.374), perdiendo posteriormente los 8.200, nos ha llevado hasta el origen del movimiento en torno a los 8.030, (mínimo 7.994). El problema es que si lo perdemos, hasta los 7.800, incluso 7.600, no se ve el final del tobogán. 

Los rangos ajustados de cara a las próximas jornadas, quedarían casi igual: el amplio entre los 7.800 y 8.420 y el estrecho entre 7.990 y los 8.200 puntos.  

La recomendación de carácter general sigue siendo la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 7.990 puntos, sin perderlos, o recuperación de los 8.200, confirmados en 8.420 en cierre semanal.

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos...

La semana (del 23 al 30 de junio), finaliza con un retroceso de 7,70 puntos, equivalentes a una caída del 0,094 %, dejando al IBEX 35 con unas minusvalías del 7,06 % en lo que llevamos de ejercicio.

El mes de junio ha terminado con un recorte del  8,504 %. 

Telefónica: es de los pocos valores con fundamento que quedan en el IBEX 35, ojalá lo siga siendo y vuelva a jugar al cinquillo después de tanto tiempo. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,60 para los medioplacistas o no pierda los 4,80 euros para los perfiles más inquietos. 

Santander: le cuesta esfuerzo ir más allá de los 2,80 y cada vez que fracasa acaba en el campamento base. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,70 euros, (2,688 nos sirve por aproximación). 

BBVA: para no ser menos que su colega cántabro, los 4,30 en Bilbao, son los 2,70 en Santander. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,30 euros

Iberdrola: intentando subir nota para el corte de la selectividad en el pago de impuestos, pero le cuesta recuperar la excelencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 9,80 euros. 

Repsol: luchando con la resistencia de los 14,10, aunque todavía se encuentra muy cercana, tanto para lo bueno, como para lo malo. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 13,80 o recuperación de los cercanos 14,10 euros.

Inditex: sigue coqueteando peligrosamente con el soporte situado en torno a los 21,50 y no hay problema siempre y cuando no los pierda al cierre semanal.  Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 21,40 euros. 

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compraventa de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación