Tira y afloja

ibex

Seguimos sin definir mientras avanza el segundo cuarto de la partida anual, camino de los minutos de oro del vencimiento que celebraremos el viernes de la próxima semana. Nuestro Ibexín ha pasado en un par de semanas de estar prácticamente necesitado de respiración asistida, a no parar de disfrutar saltando y jugando en la cama elástica de los precios. Eso sí, hay algunos jugadores lesionados, pero algunos otros celebran con alegría el subidón de los resultados, que al fin y al cabo es lo que acaba justificando el nivel del precio que estamos dispuestos a pagar por cada acción cotizada.

La situación no es que esté para tirar cohetes, salvo en Ucrania, donde no llega el ansiado alto el fuego y los dos bandos no paran de atacar y defenderse. La invasión ha encontrado mucha más resistencia de la esperada. Los muertos y el dolor no paran de crecer y los daños colaterales se disparan, por no hablar del efecto boomerang de las sanciones económicas. Especialmente en Europa, donde hemos pasado de la contradicción que suponía financiarle los gastos de la invasión a Rusia, con una factura cercana a los 700 millones diarios en gas y petróleo, a comprárselo a la India, una vez refinado el que adquieren ellos en Rusia, o a Estados Unidos, a unos precios bastante más elevados.

La inflación sigue desatada y las autoridades monetarias, no terminan en ponerse de acuerdo sobre cuál puede ser el mejor camino para atajarla. El miedo a la recesión aparece de nuevo en la mayoría de las crónicas, algunos gurús económicos vuelven a poner de moda la olvidada "estanflación", por no hablar de aquellos analistas bursátiles, que insisten en decir que lo que se avecina, hará parecer al crack del 29 un juego de niños.

Mucho, mucho ruido, como la canción de Pedro Guerra, que popularizó hace unos años Joaquín Sabina, pero el caso es que los índices mantienen el tipo, por lo que igual es hora de fijarse más que nunca, en los soportes y en las resistencias, procurando no quedarse nunca pillado, ya que una de las pocas ventajas que nos quedan en la bolsa a los pequeños inversores, es la facilidad que tenemos para entrar y salir del mercado. Especialmente si trabajamos únicamente con aquellos valores que mueven mayor número de acciones en cada sesión.

La apertura con mini hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el máximo de los 8.836 y el mínimo de 8.707, para acabar cerrando en 8.711,20. Mal cierre, por hacerlo marcando casi el mínimo de la sesión, aunque positivo por seguir respetando las referencias de control.

El aspecto técnico sigue prácticamente igual, no hay manera de romper la zona de máximos, pero tampoco perdemos mínimos, y ahí estamos con el tira y afloja a la espera de ver cuál puede ser el próximo movimiento.

Los rangos ajustados de cara a las próximas jornadas, quedarían más o menos así: el amplio entre los 8.420 y 9.200 y el estrecho entre 8.650 y los 8.850 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no pierda la zona de los 8.650, o si no puede con los 8.850 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigan cerrando por encima de las zonas de los 8.540 y de los 8.420 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos...

La semana (del dos al nueve de junio), finaliza con un retroceso de 32,90 puntos, equivalentes a una bajada del 0,376 %, dejando al IBEX 35 con unas minusvalías del 0,03 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: no le ha sentado nada bien el último dividendo, perdiendo su referencia de control, convertida ahora en resistencia. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,50 o recuperación de los 4,70 euros.

Santander: la pérdida de los tres euros, puede considerarse señal de debilidad, pese a la fortaleza que supone seguir respetando la zona de soporte que no he tenido que modificar. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,80 para los medioplacistas o no pierda los 2,90 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: le ha pasado como a su colega cántabro pero con los cinco euros, con la importante diferencia de haber perdido las referencias de control, al haber cerrado por debajo de ellas. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,60 o recuperación de los 4,80 euros.

Iberdrola: todo parecía indicar que volvería al origen del último movimiento, como desgraciadamente ha sucedido en la realidad. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 10,30 o recuperación de los cercanos 10,60 euros.

Repsol: ha continuado con su enloquecida carrera que le ha llevado sin descanso por encima de los 16 donde la recogida de los jugosos beneficios acumulados ha frenado sus avances. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 15,30 para los medioplacistas o no pierda los 15,60 euros para los perfiles más inquietos.

Inditex: la publicación de resultados ha ayudado a consolidar sus últimas escapadas. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 22,80 para los medioplacistas o no pierda los 23,40 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compraventa de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

ResponderReenviar

Sobre el autor de esta publicación