El efecto búmeran

Bolsa de Madrid

Europa PressBolsa-de-Madrid

Sigue creciendo la intensidad del conflicto armado en Ucrania, simplificado por los medios en plan: OTAN buena, Putin malo y a los ucranianos que sobrevivan les daremos las gracias y un bocadillo solidario en la frontera. Mientras las madres de ambos bandos empiezan a enterrar a sus hijos, ante la indiferencia de los vendedores de armas que se frotan las manos disfrutando de sus numerosas ganancias.
Soy de los ingenuos que pensaban que en ningún caso, Putin iba a ordenar a sus hombres cruzar la frontera, pero ahora que los diplomáticos han cedido la antorcha a los políticos y a los estrategas militares, nada bueno se puede esperar, salvo un acuerdo de mínimos que satisfaga a las partes implicadas. Parece evidente que permanecer con los brazos cruzados no es una opción, pero que la solución sea armar a ciudadanos sin experiencia para que se enfrenten a uno de los ejércitos más poderosos del mundo, tampoco parece que vaya a dar buenos resultados, salvo que se busque el desgaste del invasor y la prolongación del enfrentamiento.
Las medidas económicas están empezando a surtir efecto, al conseguir crear contradicciones tanto entre las élites financieras, que ven peligrar sus inmensas fortunas, como en el pueblo llano, que nunca ve con buenos ojos la guerra, al ser normalmente los que acaban poniendo los muertos y mucho menos contra unos vecinos que consideran hermanos.
El problema es que en un mundo energéticamente dependiente y globalizado el efecto búmeran de estas medidas puede tener repercusión en nuestra economía, y parece que es lo que están empezando a descontar los mercados con las últimas caídas. Mientras algunos analistas vuelven a recordar la famosa frase bursátil: "Compra con los tambores y vende con los clarines". Parece claro que cualquier atisbo de posible solución, especialmente si esta relacionado con el alto el fuego y la retirada de tropas debería hacer reaccionar a los índices al alza, al menos hasta los niveles perdidos antes de que Putin iniciase este disparate.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 7.978 y el máximo de los 8.349, para acabar cerrando en 8.011. Mal cierre por hacerlo cerca de los mínimos de la sesión, alejado de las referencias de control.

El aspecto técnico continúa muy tocado y aunque podemos agarrarnos al clavo ardiendo que supone la especie de doble suelo, formado respecto a la semana anterior, (8.048 y 7.978). Sin olvidar, que cada vez que el impulso posterior se acerca a las primeras zonas de resistencia, la salida de papel consigue frenar el avance del dinero, marcando máximos decrecientes y así, normalmente, no se sube.

Los rangos ajustados de cara a próximas jornadas, quedarían más o menos así: el amplio entre los 7.850 y 8.450 y el estrecho entre 7.980 y los 8.350 puntos.  

La recomendación de carácter general continúa siendo la de LIQUIDEZ, salvo apoyo en la zona de los 7.800 o recuperación de la cota de los 8.350, confirmada en la superación de los 8.450 puntos.

 

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos.

La semana (del 24 de febrero al tres de marzo), finaliza con un retroceso de 487 puntos equivalentes a una caída del 5,94 %, dejando al IBEX 35 con unas minusvalías del 8,06 % en lo que llevamos de ejercicio.

Febrero terminó con una caída del 1,55 %.

Telefónica: aunque parezca mentira empieza a funcionar como "valor refugio. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,10 euros.

 

Santander: ha llegado a cambiar a menos de 2,73 por ser los bancos los más afectados por el "efecto búmeran" mencionado. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 2,80 o recuperación de los tres euros.

 

BBVA: ha logrado mantenerse muy cerca de los 5,10 (5,09), pese a haber llegado a perder los cinco en algunos momentos durante las últimas sesiones. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,90 o recuperación de los 5,20 euros.

Iberdrola: un subidón de adrenalina le llevó hasta los 10,20, desde donde se dio la vuelta empezando a necesitar respiración asistida. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 8,90 o recuperación de los 9,30 euros.

 

Repsol: la recuperación de los 11,40 y sobre todo la recogida, por fin, en su cotización del aumento del  precio del petróleo, le ha llevado en volandas a reconvertir la importante resistencia situada en torno a los doce euros en nuevo soporte de referencia, llegando a cambiar a 12,67 marcando el máximo de la sesión. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 11,70 para los medioplacistas o no pierda los doce euros para los perfiles más inquietos.

 

Inditex: no ha sido capaz de frenar en la zona de los 23,30, donde ha dado una entrada fallida, mientras continúa deteriorándose su aspecto cada día más demacrado. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 20,80 o recuperación de los 21,30 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación