The Wire

Iberdrola torre4

IberdrolaIberdrola torre4

Hoy viene estupendo recordar el título de la magnífica serie sobre los bajos fondos de Baltimore, que de paso les recomiendo ver si no lo han hecho, porque estamos bailando en el alambre de los 8.440 puntos, que se ha convertido en la referencia clave para permanecer o no en un mercado cansino, que no se sabe si sube, baja o permanece lateral.

Esta próxima semana se presenta  especialmente interesante, debido al último vencimiento anual de opciones y futuros sobre índices y acciones, que será el viernes 17, coincidiendo con el tercer viernes, del tercer mes del trimestre y donde muchos gestores suelen dar tradicionalmente por finalizado el ejercicio, dejando el resto de las jornadas para ajustar las carteras a efectos fiscales, compensando plusvalías con minusvalías, pensando más en disfrutar de las fiestas y por supuesto, en organizar la estrategia de cara al 2022, que en arañar unos pocos céntimos a las cotizaciones en las últimas sesiones del año.

El recrudecimiento de la pandemia, ha sido la excusa perfecta, para justificar la recogida de beneficios, pero para los que pensamos que la bolsa es, entre otras cosas, una especie de termómetro anticipado de la posible evolución de la economía de un país durante los próximos meses, por lo que hace no falta ser muy agorero para anticiparse a lo que se avecina. Haciendo buena la frase atribuida a Mario Benedetti: "Un pesimista, es un optimista bien informado" .

La apertura plana y con dudas, oscilando la jornada entre el mínimo en 8.393 y el máximo de los 8.490, para acabar cerrando en 8.396. Mal cierre por hacerlo casi en mínimos de la sesión, si recuperar la importante referencia de control situada en torno a los 8.440 puntos.

El aspecto técnico, pese a la ligera mejoría continúa prácticamente igual. No conseguimos recuperar con claridad la importante cota de los 8.440, convertido ahora en resistencia y sigue siendo el muro a derribar, si queremos que no se evaporen los beneficios acumulados en lo que queda de año. Los rangos la próxima semana quedarían así: el amplio entre 8.200 y los 8.670 y el estrecho entre 8.200 y los 8.440 puntos.

La recomendación de carácter general tras el apoyo en la zona de los 8.200 (mínimo viernes tres 8.210), ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.380 o si no podemos con los 8.670 puntos. Los moderados y conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.330 y 8.280 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos.

La semana (del dos al nueve de diciembre), finaliza con un avance de 99 puntos equivalentes a una subida del 1,19 %, dejando al IBEX 35 con una ganancia de 326 el 4,04 % de beneficios en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: no le ha sentado nada bien la ampliación del dividendo, pese a las tres opciones de cobro que ofrecían. Su aspecto sigue siendo penoso y sus referencias prácticamente no varían. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,60 o recuperación de los 3,80 euros.

Santander: el apoyo en la zona de los 2,70, (mínimo de ayer 2,7025), invita a un posible suelo, pero cualquiera se atreve ante la debilidad que presenta. Mantener mientras no pierda los 2,70 al cierre.

BBVA: esta vez ha dejado muy atrás a su colega cántabro, aunque hay que tener en cuenta que el castigo recibido también había sido mayor, afectado por su exposición en Turquía. El apoyo en 4,70 fue perfecto para rebotar desde ahí en plan cama elástica, aunque sería mucho mejor que siguiera en plan cohete a que volviera al origen del movimiento. Mantener mientras siga cerrando por encima de los cinco euros para los medioplacistas o no pierda los 5,10 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: ha recuperado con mucho esfuerzo la cota de los 9,70 a los que me refería en el último comentario, pero le cuesta mucho esfuerzo sujetarse en los diez euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 9,80 euros.

Repsol: ha intentado superar la zona de los 10,60, pero no está el mercado para muchas heroicidades, por lo que me limito a ajustar unos céntimos al alza sus referencias de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de los diez euros para los medioplacistas o no pierda los 10,10 para los perfiles más inquietos.

Inditex: tiro al poste en el soporte de los 27,60 (mínimo 27,80), pero no consigue recuperar la referencia superior, por lo que no hago cambios. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 27,60 o recuperación de los 28,90 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación