Seis semanas y media

Son las que lleva el volcán de La Palma expulsando lava, destruyendo los sueños y el patrimonio de muchos y los nervios de todos, con un ruido ensordecedor, que asusta, especialmente de noche, cuando la televisión canaria deja la imagen en directo de una cámara fija con sonido. Les aseguro que es inquietante, hipnótico y sobrecogedor. Por cierto, es encomiable la labor que están realizando todos los trabajadores del canal autonómico con la cobertura del volcán sin nombre, centrándose en la información, sin buscar el morbo y olvidándose de la propaganda.

Y seis semanas y media, son las que lleva el Ibex 35, encerrado dentro del cansino rango lateral, en el que al parecer todos los participantes en la timba, nos sentimos cómodos, incapaces de romper resistencias, salvo en el caso de unos pocos valores que siguen escalando por sus tendencias alcistas, pero sin perder soportes, que también es de agradecer. Los resultados publicados, en línea con lo esperado en la mayoría de los casos, ha servido para poco más que para acercarse a la parte superior o inferior del peldaño en el que se está moviendo cada acción cotizada, siendo habas contadas aquellos valores que han conseguido, encaramarse en el escalón superior de la escalera de la recuperación.

Sigue avanzando el otoño, que de momento no está siendo muy caliente, y los datos no terminan de aclarar el panorama sobre lo que puede suceder con la evolución de la renta variable. Por un lado la inflación continúa llamando a la puerta, o más bien está sentada viendo la tele en el sofá del salón, y como todos sabemos y dejó dicho Margaret Thatcher: "La inflación es la ladrona silenciosa de los que han tenido capacidad de ahorro". Por lo que en principio ayuda a que parte de ese dinero busque rentabilidad en los mercados, otra cosa es que decidan hacerlo en la bolsa española. Por otro lado el índice Báltico (BDI), que es seguido por la mayoría de analistas, por considerarse un indicador adelantado de la actividad económica mundial, al medir la evolución del precio del transporte por mar de las materias primas, no para de bajar, lo que evidentemente no es buena señal. Cara y cruz de una moneda lanzada al aire que nadie sabe como caerá, aunque de canto seguro que no será.

La apertura plana y con dudas, oscilando la jornada entre el mínimo en 8.918 y el máximo de los 9.030, para acabar cerrando en 9.025. Muy buen cierre por hacerlo marcando casi el máximo de la sesión, respetando todas las referencias de control.

El aspecto técnico está prácticamente igual, bloqueado, destacar el nuevo máximo de hoy (9.030), qué hace una especie de doble techo con el de la semana anterior que fue el mensual (9.038), convirtiéndose en una interesante referencia que debemos tener en cuenta de cara al mes de noviembre, que empezamos el próximo lunes. Los rangos quedarían más o menos así: el amplio entre 8.660 y 9.200 y el estrecho entre 8.860 y 9.040 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.910 o si no podemos con los 9.040. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.860 y de los 8.660 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos.

La semana (del 21 al 28 de octubre), finaliza con un avance de 81 puntos equivalentes a una subida del 0,91 %, dejando al IBEX 35 con una ganancia de 952, el 11,79 % de beneficios en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: continúa sin definir dentro del mismo rango de la semana anterior. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,60 o recuperación de los 3,80 euros.

Santander: no termina de alejarse de los 3,30, (ha cerrado en 3,285), que sigue siendo su zona de atracción, que esperemos no sea fatal. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,20 para los medioplacistas o no pierda la zona de los 3,30, para los perfiles más inquietos.

BBVA: el apoyo en 5,60, (mínimo 5,501), vuelve a dar señal de incluir nuevamente en la cartera. Mantener mientras no los pierda al cierre.

Iberdrola: sigue muy fuerte y se ha recuperado rápidamente de las últimas caídas. Mantener mientras siga cerrando por encima de 9,60 para los medioplacistas o no pierda los 10,10 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: la pérdida de los 11,40, confirmados en 11,30 ha complicado su escenario, bajando, una vez perdidos en busca de nueva zona de soporte. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 10,80 o recuperación de los 11,20 euros.

Inditex: intentando volver a la consulta del doctor, para decir aquello de treinta y tres, treinta y tres. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 30,80 para los medioplacistas o no pierda los 31,60, para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

  1. MCARTHUR says:

    La mejora de la economía española es un espejismo preelectoral en un país manejado a su antojo por quinientas familias y capital extranjero. Con los mismos salarios ramplones, el endeudamiento pantagruélico de hogares y empresas, el desbordamiento del déficit público (el final de año puede resultar impresionante), la triste estampa de los bancos tiritando (el Popular es de los que pasa más frío pese a la equívoca obesidad de su presidente), no es muy factible que las cosas cambien de repente en cuestión de meses. Y menos para alcanzar ese aumento de los salarios reales a la alemana. Todo eso sin contar el impacto de los podemitas y pueblos catalanes oprimidos que buscan independizarse en tiempos revueltos.