Al ralentí

El Ibex, una vez conseguido el objetivo del último movimiento en los 9.200, (máximo 9.149, pero por 51 puntos no nos vamos a poner en plan tiquismiquis), se apunta a la moda del ralentí y baja el número de las revoluciones del motor, como los coches en nuestras ciudades, adaptándose a la nueva normativa de circular entre 20 y 50 kilómetros por hora, dependiendo del número de carriles por sentido y del nivel de las aceras respecto a la calzada.

Qué majos, tanto el Gobierno como la DGT, preocupándose para que si nos atropellan, el impacto sea flojito y las lesiones de los accidentes mucho más leves, sin pensar, por supuesto en ningún momento, en aumentar la recaudación ante un panorama económico desolador, con la deuda disparada y la inflación llamando a la puerta.

La subida del IPC en Estados Unidos hasta el 4,2 %, durante el mes de abril, niveles que no se habían vuelto a ver desde 2008, ha sido la señal de salida para la rápida recogida de beneficios ante la posibilidad de que se evaporen, como de hecho, pese a no haber perdido todavía niveles importantes, está sucediendo.

La posible subida de los tipos de interés asusta a la mayoría de sectores especialmente a aquellas empresas más endeudados que tendrán que destinar mayores recursos para financiarse, por no hablar de nuestra querida España. Imaginen por un momento que su familia debiera al banco más del 120 % de sus ingresos anuales, pues en esa situación estamos, aunque la mayor preocupación ahora sea la salud, que tiempo habrá para pensar en el dinero e incluso en el amor.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto, complica el escenario, oscilando la jornada entre el mínimo en los 8.804 y el máximo de los 8.989, para acabar cerrando en 8.966. Muy buen cierre por hacerlo casi en la cresta de la ola de la sesión, respetando las referencias de control.

El aspecto técnico, pese a seguir dentro del mismo rango, ha dado algunos síntomas de debilidad. El hecho de no haber llegado hasta el mencionado objetivo de los 9.200, frenando algunos puntos antes, unido al hueco de agotamiento de subida del martes y a la pérdida de los nueve mil puntos de ayer, no son buenas señales, aunque el apoyo del soporte situado en torno a los 8.880, (mínimo 8.804), es una evidente señal de fortaleza que invita a la esperanza.

El rango lateral amplio podemos dejarlo para la próxima semana, entre los 8.110 y los 9.200 y el estrecho, entre 8.790 y los 9.010 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.790, o si no podemos con los 9.010 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las la zonas de los 8.520 y de los 8.110 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos.

La semana (del cinco al trece de mayo), finaliza con un retroceso de 16 puntos equivalentes a una bajada del 0,18 %, dejando al IBEX 35 con una ganancia de 892 puntos, el 11,05 % de plusvalías en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: ha intentado a primera hora superar la barrera de los 4,10, pero el mal de altura le ha llevado en volandas hasta la zona de los 3,90, origen del último movimiento. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,80 para los medioplacistas o no pierda los 3,90 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: la cercanía de los 3,30 ha invitado a la recogida de parte de los beneficios acumulados desde las últimas entradas. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,10 para los medioplacistas o no pierda los 3,20 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: parecía que empezaba a jugar de nuevo al cinquillo, pero parece que tendremos que esperar al verano suponiendo que se inicie esa partida. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,70 para los medioplacistas o no pierda los 4,80 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: ha resbalado por el tobogán de los once euros, aunque afortunadamente la entrada de dinero ha frenado la salida de papel, volviendo a reunir su equipo de fútbol al completo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los once euros para los medioplacistas o no pierda los 11,10 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: deseando competir con Iberdrola en la liga de campeones, aunque le falte todavía un pequeño esfuerzo para poder verse las caras de once a once. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 10,60 para los medioplacistas o no pierda los 10,80 euros para los perfiles más inquietos.

Inditex: no se ha portado nada mal ante los últimos recortes, por lo que nos limitaremos a ajustar al alza sus referencias de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 29,90 para los medioplacistas o no pierda los 30,40 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

 

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.