La escalera gallega

Esta semana recurrimos al viejo tópico de los gallegos y su famosa escalera, aunque una ración de pulpo, ahora que se va acercando la hora del aperitivo, tampoco estaría nada mal. El caso es que el Ibex se ha apuntado a la moda lenta de hacer las cosas, con tanto entusiasmo, que no sólo no se sabe si está subiendo o bajando, sino que en algunas sesiones parece que se inspira también en la leyenda del manto de Penélope, al esfumarse a lo largo de la jornada las ganancias de la apertura de la sesión.

Hoy es viernes de vencimientos por lo que igual se anima algo la pista de baile, pero la situación continúa siendo complicada. Los resultados de la mayoría de las empresas cotizadas no han sido malos, pero los máximos históricos e incluso histéricos de Wall Street prácticamente semana tras semana por no decir sesión tras sesión, invitan a la prudencia al empezar a producir un cierto mal de altura, entre otras cosas porque parece evidente, que como les de por corregir, nuestro querido Ibexín no podría resistir esa presión en sus cercanas zonas de soporte, especialmente en estos tiempos salvajes en que la caída de los precios empobrece a casi todos enriqueciendo a unos pocos.

Sin olvidar el dato de la deuda pública en en el 117,10 % del PIB, máximos históricos desde la guerra de Cuba y aunque no sea muy diferente a la de los países de nuestro entorno, sin tener que recurrir a aquello de "mal de muchos, consuelo de tontos", está claro que mientras nos sigamos financiando a tipos cercanos a cero es como la patada adelante del rugby, pero como suban los tipos de interés no quiero ni pensar en al cantidad de recursos que tendremos que dedicar a pagar únicamente los intereses de la misma, especialmente tras la modificación del famoso artículo 135 de la Constitución.

La apertura con mini hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en los los 8.045 y el máximo en 8.168, para acabar cerrando en los 8.058 puntos. Mal cierre por hacerlo por debajo de la media de la sesión, aunque positivo por hacerlo respetando las referencia de control.

El aspecto técnico ha variado muy poco durante las últimas cinco sesiones, por lo que me limito a ajustar los rangos. El amplio, podemos situarlo entre aproximadamente los 7.700 y los 8.380. El más estrecho estaría limitado por los 8.030 y los 8.260 puntos y mientras siga respetando al cierre semanal los 8.030 puntos, el Ibex es alcista.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.030, o si no podemos con los 8.260 puntos. Los moderados y los conservadores  mientras sigamos cerrando por encima de las la zonas de los 7.940 y de los 7.700 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los valores más significativos.

La semana (del 11 al 18 de febrero), finaliza con un avance de 20 puntos equivalentes a una subida del 0,26 %, dejando al IBEX 35 con una pérdida de 16 puntos, el 0,19 % de minusvalías en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: otra semana más sin tener que hacer modificaciones. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,60 para los medioplacistas o no pierda los 3,70 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: recuperar los 2,70 ha sido un espaldarazo importante, aunque por lógica debería costarle superar los tres, especialmente teniendo en cuenta que en septiembre marcó un mínimo en 1,438 y en octubre 1,478. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,70 para los medioplacistas o no pierda los 2,80 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: tiene ganas de volver a jugar al cinquillo pero todavía falta tiempo para desesperación de los pillados desde antes de la pandemia. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,30 para los medioplacistas o no pierda los 4,40 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: buscando suelo desesperadamente y dando señales de entrada falsa casi todas las jornadas. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 10,20 o recuperación de los 10,70 euros.

Repsol: la superación de los nueve le ha dado alas, convirtiendo la zona de los 9,30 en el nuevo soporte de referencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los nueve euros para los medioplacistas o no pierda los 9,40 euros para los perfiles más inquietos.

Inditex: por su elevada ponderación y por los mensajes de algunos lectores la incluiré en el comentario semanal a partir de hoy. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 25,80 para los medioplacistas o no pierda los veintiséis euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.