¡Porca miseria!

Empieza el otoño y las cotizaciones caen más que las hojas de los árboles, buscando un suelo en el que descansar y ser recogidas por los barrenderos o los cazadores de gangas que siguen brillando por su ausencia, en un mercado cada vez más tocado en el que invertir es sufrir, especialmente viendo como se evaporan día a día los ahorros, aferrándose a mantras imposibles, como esos tan extendidos que dicen: "hasta que no vendes no se pierde", o  "es que... sabes yo invierto a largo plazo".

No es extraño que al final, la mayoría de los ciudadanos con capacidad de ahorro, optemos por convertir la vivienda habitual en nuestra inversión más preciada, siendo el ladrillo el sector favorito de casi todos, bien sea con la segunda vivienda para disfrutarla en las vacaciones o la jubilación, o con apartamentos y pisos, buscando una rentabilidad anual, que si el inquilino responde estaría entre el 3 y el 6 % según los casos.

Con lo que llevamos perdido este año tanto la mayoría de los gestores como de los pequeños inversores que no hayan sabido salirse a tiempo, daría para dar una vuelta al mundo en uno de esos cruceros de lujo una vez que finalice la pandemia, cuando las olas vuelvan a ser únicamente el rumor de fondo o la canción de Rocío Jurado, sonando en el salón de baile de la cubierta principal.

La apertura con hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el máximo de los 6.705 y el mínimo de los 6.562, para acabar cerrando en los 6.643 puntos. Buen cierre, por hacerlo en la media de la sesión, aunque negativo por seguir alejados de las referencia de control.

El aspecto técnico se ha deteriorado enormemente, buscar suelo se convierte en una tarea complicada y el problema principal es que los soportes parece que aguantan y están dando muchas entradas fallidas, que acaban minando la moral y la cartera, por lo que igual no es mala idea mantenerse al margen, al menos hasta que el mercado de alguna señal de vuelta.

La recomendación de carácter general, una vez perdidas todas las referencias de control señaladas en el último comentario, ha pasado a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 6.470 o recuperación de los 6.770 puntos.

Curso de bolsa: durante el mes de octubre y en colaboración con una editorial especializada en cursos on line voy a impartir uno. Consiste en ocho vídeos teóricos y en 60 horas prácticas, operando en tiempo real. Todavía hay algunas plazas libres.

En este enlace tienen toda la información www.cursodebolsapremium.com

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del 17 al 24 de septiembre), finaliza con un retroceso de 443 puntos equivalentes a una pérdida del 6,25 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.906, que suponen unas minusvalías del 30,43 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: hubiera apostado y perdido un montón de cenas si alguien me hubiera dicho hace unos años que vería a las "Matildes" cotizando por debajo de los tres euros sin haber hecho "split". Liquidez salvo apoyo en la zona de los 2,90 o recuperación de los 3,10 euros.

Santander: ver para creer, en 1,50 tiene un soporte extremo y parece que desde ahí intentará rebotar. Liquidez salvo nuevo apoyo en la zona de los 1,50 o recuperación de los 1,60 euros.

BBVA: la subida de tipos de interés en Turquía le ha salvado del K.O. técnico. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,20 euros.

Iberdrola: la pérdida de la zona de soporte situada en torno a los 10,50, le lleva a buscar antiguas referencias en el baúl de los recuerdos. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 10,10 o recuperación de los 10,40 euros.

Repsol: debería aguantar en la media docena de euros pese a haberlos perdido durante la jornada de ayer. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 5,80 o recuperación de los 6,10 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.