Cuatro bodas y un funeral

El BCE convertido en casamentero mayor del reino ha delegado en su flamante vicepresidente, Luis de Guindos, como maestro de ceremonias para acelerar el proceso de fusión bancario, haciendo casi olvidar una de sus frases más célebres pronunciada en 2012, cuando afirmaba, sin ponerse "colorao", que el rescate no iba a costar ni un euro a los contribuyentes españoles.

La pareja de boda elegida no entraba en ninguna de las quinielas y hay que interpretarla en clave política. La opción de "independencia", queda bastante reducida, recibiendo un importante golpe financiero en su línea de flotación y curiosamente es la única opción en la baraja nacional, en el que con la dilución de su participación, el Estado no termina siendo el principal accionista de la entidad resultante, quedando de esta manera en segundo lugar, pasando del 61 % que tenía, a aproximadamente el 14 %, dependiendo del canje de la fusión, por debajo de la Fundación la Caixa con el 30 %.

Una vez abierto el baile, todos quieren apuntarse a buscar pareja y vuelven rumores sobre posibles cortejos y compromisos. Sabadell lidera la lista del deseo y todo parece indicar que puede ser el próximo en ser engullido. Si antes de la última crisis las 54 entidades quedaron reducidas a 12, ahora da la impresión de que una vez finalizado el proceso podrán contarse con los dedos de una mano, sin descartar que se acerque a pescar en río revuelto alguna entidad extranjera, quedando posiblemente Bankinter jugando al solitario, pero dentro de un orden, al ser la familia Botín y especialmente Jaime, uno de sus mayores accionistas con un participación superior al 20 %.

Una vez celebradas las uniones, vendrá el funeral, porque parece evidente que ante una concentración de tal magnitud, la competencia desaparece y nadie puede garantizar que acaben cobrándose comisiones todavía más abusivas por algo tan simple como tener domiciliada la nómina o pensión y un par de recibos de agua y luz. Unas 2.500 oficinas serán cerradas y más de ocho mil trabajadores irán al paro. Sin olvidar que la posibilidad de recuperar los aproximadamente 19 mil millones que nos debe Bankia, se aleja y casi desaparece, entre otras cosas porque su capitalización, tras la importante subida del lunes, supera apenas los 3.400 mil millones.

La apertura plana y con dudas, oscilando la jornada entre el máximo de los 7.050 y el mínimo de los 6.967, para acabar cerrando en los 6.999 puntos. Mal cierre, por hacerlo por debajo de la media de la sesión, respetando algunas referencias de control.

El aspecto técnico sigue prácticamente igual, con el único inconveniente de haber hecho un nuevo mínimo en 6.899 el martes, pero que si nos ponemos en plan optimista, podemos considerar un doble suelo desde el que intentar construir algún otro rebote con más fundamento, aunque para darle credibilidad debería romper con fuerza los 7.060 puntos, por lo que me parece que mientras la pandemia y la economía continúen como están, puede ser más un deseo que una realidad.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 6.980 o si no podemos con los 7.180 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 6.950 y de los 6.900 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del tres al diez de septiembre), finaliza con un retroceso de 6,8 puntos equivalentes a una pérdida del 0,09 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.550, que suponen unas minusvalías del 26,70 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: uff por decir algo, porque la verdad es que cada día su cotización da más pena y no reacciona ni con 5G. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,20 o recuperación de los 3,10 euros.

Santander: incapaz de romper el estrecho rango lateral en el que se ha quedado encerrado. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 1,80 euros

BBVA: la recuperación de los 2,50 vuelve a meterle en la cartera pero continúa bailando al lado del precipicio. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,50 euros

Iberdrola: el apoyo en los 10,50 parece que ha sido castigo suficiente en la última corrección, veremos si tiene fuerza para recuperar los 10,80 - 11,00. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 10,50 para los medioplacista so no pierda los 10,60 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: sigue viéndolo tan "negro" como en el último comentario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 6,30 o recuperación de los 6,50 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.