Vuelo sin motor

No hay manera de remontar el vuelo, ni siquiera aprovechando las tímidas corrientes de aire, tal vez por aquello que dicen, de que no hay viento favorable para el que no sabe dónde va. El caso es que seguimos sin rumbo, planeando lentamente buscando suelo en el que aterrizar y sin que el panorama desolador invite a la esperanza.

La temida segunda ola está siendo un tsunami en lo que a contagios se refiere, con la única ventaja de que el número de fallecidos está siendo menor que en marzo. Hay miedo e incertidumbre, no sólo por la cercanía del comienzo del nuevo curso escolar, sino ante la terrible posibilidad de que el virus haya venido para quedarse. Mientras los ciudadanos asistimos atónitos al vergonzoso espectáculo de los responsables políticos, pasándose la pelota unos a otros, sin querer asumir las responsabilidades, menos mal que por lo menos se lavan continuamente las manos, limitando así el riesgo de contagio.

La bolsa recoge todo ello en sus precios y eso que sin la inestimable ayuda del BCE, deberíamos estar todavía más abajo. Como a perro flaco todo son pulgas, hay rumores de que tanto Telefónica como el BBVA saldrán en septiembre del Eurostoxx 50, por ser el índice europeo que recoge las cincuenta empresas de mayor capitalización y con las últimas caídas han dejado de estar en ese privilegiado listado. El problema es que con la cantidad de fondos que hay referenciados al mismo, muchos gestores deberán deshacer sus posiciones en estos dos valores sustituyéndolos por aquellos que ocupen su lugar.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el máximo de los 7.130 y el mínimo de los 7.029, para acabar cerrando en los 7.090 puntos. Buen cierre, por hacerlo por encima de la media de la sesión, respetando las referencias de control.

El aspecto técnico continúa prácticamente igual, al seguir invariables los rangos en los que nos encontramos: uno amplio entre aproximadamente los 6.980 y los 7.650 puntos y otro más estrecho entre los 7.060 y los 7.220, que deberíamos definir lo antes posible y ojalá sea rompiendo al alza, para la buena marcha del negocio.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 7.060 o si no podemos con los 7.220 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 7.030 y de los 6.980 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del 20 al 27 de agosto), finaliza con un avance de 157 puntos equivalentes a una ganancia del 2,25 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.458, que suponen unas minusvalías del 25,75 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: la pérdida de los 3,50 complica todavía más su débil escenario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,30 o recuperación de los 3,50 euros.

Santander: cada vez que se acerca a la barrera de los dos euros, sale tanto papel que vuelve a acercarse al soporte de los los 1,80 euros. Mantener mientras no los pierda al cierre, mejor en semanal que en diario.

BBVA: la recuperación de la cota de los 2,50, pese a la cercanía de la referencia da un cierto respiro. Mantener mientras siga cerrando por encima de ellos.

Iberdrola: no puede consolidar los once y se acerca al límite de control, por lo que ajustamos su referencia ya que ha cerrado en 10,76. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 10,80 euros.

Repsol: está dando muchos bandazos pero ha recuperado los 680 y no es mala señal. Mantener mientras no los pierda en cierre semanal.
Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.