Mentiras y estadísticas

Dicen que fue Mark Twain, que aparte de un magnífico escritor fue también un gran bolsista, el responsable de atribuir a Benjamín Disraeli la famosa frase: "Hay tres tipos de mentiras: mentiras, grandes mentiras y estadísticas". Winston Churchill terminó de liarla al decir que "Solamente creo en las estadísticas que yo mismo he manipulado".

Alguna vez había comentado lo incluido en el párrafo anterior, pero viene a cuento ante la posible subida de impuestos que se avecina. Cualquiera que se ocupe de su economía familiar sabe que lo primero que hay que hacer si los ingresos disminuyen, es reducir gastos, ahorrando donde se pueda y sea menos doloroso, para seguir atendiendo las necesidades del grupo haciendo una lista de prioridades en función del presupuesto disponible.

El Gobierno, con la disculpa de la pandemia se prepara para subir el IVA, posiblemente el impuesto más injusto de todos, al ser igual para todo aquel que tenga capacidad de compra para adquirir ese producto al margen de sus ingresos anuales. Olvidando por un lado reducir el desorbitado gasto político y por otro que efectivamente hay un desfase de siete puntos respecto a Europa, pero no es menos cierto que se supone que es debido al 20 % de economía sumergida y que si pagasen sus correspondientes impuestos estaríamos a la par, por no hablar del fraude fiscal, del coste de la corrupción, que algunos estudios llegan a valorar en el 4% del P.I.B., ni que nuestra renta per cápita,(eso no lo dicen), es bastante inferior a la media europea.

El mercado parece que tiene ganas de irse de veraneo, no sin antes agradecer a los Bancos Centrales su apoyo incondicional para seguir sujetando el tambaleante andamio, mirando de reojo tanto la posible reelección, o no, de Trump, como los avances en la lucha contra el coronavirus, con sus peligrosos rebrotes y la posible obtención de una vacuna asequible para la mayoría de la población.

La apertura con hueco alcista, que sigue abierto animando el

escenario, oscilando la jornada entre el máximo de los 7.383 y el mínimo de los 7.221 para acabar cerrando en los 7.236 puntos. Mal cierre, por hacerlo casi en mínimos de la sesión, perdiendo alguna de las referencias de control.

El aspecto técnico no ha variado mucho, al seguir prácticamente dentro del mismo rango lateral (7.200 - 7.500), en el que al parecer todos nos encontramos a gusto. El amplio (7.060 - 8.100), punto arriba, punto abajo, sigue también sin cambios.

La recomendación de carácter general ha pasado a ser contradictoria: para los perfiles más inquietos es la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 7.190 o recuperación de los 7.300 puntos. Para los moderados y los conservadores continúa siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 7.190 y de los 7.060 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del dos al nueve de julio), finaliza con un retroceso de 262 puntos equivalentes a una pérdida del 3,49 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.312, que suponen unas minusvalías del 24,21 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: la pérdida de la zona de soporte situada en torno a los 4,10 euros, le invita a pasar una nueva temporada en el infierno, por lo que seguiría siendo muy prudente al menos hasta que nos deje alguna señal de vuelta. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 3,80 o recuperación de los 4,10 euros.

Santander: sigue dando bandazos cual bola de billar en el tapete verde, negándose a romper su rango lateral (2,10 - 2,30), en el que parece sentirse cada vez más cómoda. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,10 euros.

BBVA: no termina de encontrar su lugar, ni en el mundo ni en el mercado, limitándose a seguir a rebufo de su colega cántabro. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los tres euros.

Iberdrola: ha descontado 24 céntimos del dividendo de verano y como suelo decir de vez en cuando: Iberdrola...se recomienda sola. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,90 para los medioplacistas o no pierda los 10,20 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: no ha podido romper la zona de resistencia situada en torno a los 8,10 - 8,30 euros, bajando de nuevo al origen del último movimiento. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 7,40 o recuperación de los 7,70 euros.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.