Lo que Powell se llevó

No sé en que momento empezamos a volvernos estúpidos (y estúpidas), por no escribir un sinónimo más castizo, pero el caso es que estamos llevando la dictadura de lo "políticamente correcto" a niveles cada vez más ridículos. 1984 empieza a quedarse corto, superando la realidad una vez más a la ficción, surgiendo nuevos* candidatos a ser el  "Gran Hermano" global, la verdad que visto los visto, uno acaba recordando el texto de una pintada a mediados de los setenta en los muros de la facultad que decía. "Paren el mundo, que me quiero bajar".

Volviendo a los mercados, los últimos exagerados movimientos pueden resumirse en una frase "Lo que la FED y el BCE nos dio, Powell y la letra pequeña nos quitó". Hay ganas de sujetar el andamio, cueste lo que cueste, pero el edificio bursátil está en mal estado, crujen los cimientos de muchas empresas cotizadas y hay rumores de fusiones, especialmente en el sector bancario y de Opas que no acaban de concretarse. Y una vez que el séptimo de caballería realizó la operación rescate, únicamente los resultados y la duración de la recesión debería ayudar a seleccionar quienes van a ser aquellos con más posibilidades de poder aguantar la hipotermia, logrando sobrevivir al naufragio.

En otro orden de cosas el comité que elige la composición del Ibex 35 acaba de decidir que Almirall sustituirá a Mediaset en nuestro índice. Las quinielas apuntaban a la posible salida de Ence o Mediaset, ocupando su lugar Pharmamar, por lo que puede decirse que ha habido media sorpresa en la Plaza de La Lealtad. Como dato curioso para los amigos de las estadísticas, tras los habituales ajustes de carteras de los primeros días, especialmente en los fondos indexados, ignoro los motivos, pero si nos vamos al medio plazo, en torno a seis meses, los valores que lo abandonan suelen comportarse mejor que los que han entrado.

La apertura con hueco bajista, que sigue abierto complicando el escenario, oscilando la jornada entre el máximo de los 7.486 y el mínimo del cierre en los 7.278 puntos. Muy mal cierre por hacerlo marcando el mínimo de la sesión, con el único consuelo de seguir respetando las referencias de control.

El aspecto técnico, pese al deterioro de las dos últimas sesiones, continúa prácticamente igual. Si la zona de los 8.060 - 8.100, era el objetivo del último movimiento, podemos dar por bueno el toque del pasado lunes en 7.992. teniendo en cuenta la rapidez y amplitud del avance, no es extraño la virulencia del rebote, pero lo que debe importarnos es que seguimos en el mismo escalón, con soporte en torno a los 7.200 - 7.000 y resistencia en torno a los 8.000 - 8.060 puntos

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 7.230 o si no podemos con los 8.060 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 7.030 y de los 7.000 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del cuatro al once de junio), finaliza con un retroceso de 289 puntos equivalentes a una pérdida del 3,82 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.271, que suponen unas minusvalías del 23,79 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: el lunes consiguió cambiar a 5,01, pero la salida de papel le devolvió prácticamente a la casilla de salida del último movimiento, pro lo que tenemos que ajustar sus referencias. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,30 para los medioplacistas o no pierda los 4,40 euros para los perfiles más inquietos.

Santander: 2,60 era la zona de resistencia más cercana que tampoco ha sido capaz de superar. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,10 para los medioplacistas o no pierda los 2,20 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: igual que su colega de origen cántabro pero un euro más arriba. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,90 para los medioplacistas o no pierda los 3,10 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: está del diez que diríamos en Canarias. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,40 para los medioplacistas o no pierda los 9,60 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: la prueba del nueve parece que le viene grande o igual es que haber cambiado a seis euros en las primeras grandes caídas en la crisis de inicio de la pandemia le ha llevado a dar una jugosa revalorización del  50 % que nadie quiere dejarse escapar. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,40 para los medioplacistas o no pierda los 8,50 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.