La ruleta de la fortuna

Decía Einstein que "la única forma de ganar en el casino es atracarlo con una pistola" y aunque a la poderosa industria de las finanzas les moleste utilizar palabras como "jugar" o "apostar" en lugar de "invertir". La realidad no puede ser más tozuda y más desde el auge de los derivados, los algoritmos y los robots programados que ejecutan las órdenes de compra venta en décimas de segundo, llevando al sufrido ahorrador a acercarse al mercado como si fuera al hipódromo, intentando elegir las empresas cruzando los dedos para que sean los caballos más rápidos o menos malos. Sabiendo que las riendas de los jinetes pueden decidir en cualquier momento el resultado de la carrera dependiendo de lo que interese a los dueños del garito en función de las apuestas realizadas.

Nuestro "ibexín" continúa una semana más es estado catatónico, más pendiente de la evolución de los datos de la pandemia y de los avances en la posible vacuna, que en el cansino goteo de las cotizaciones. El anuncio por parte de los laboratorios Moderna de un posible remedio, justificó el subidón del pasado lunes en la mayoría de las bolsas mundiales, aunque fue aprovechado para recoger beneficios ante los difíciles meses que nos esperan y al final el rebote, acabó siendo otra versión más de los llamados del "gato muerto".

Las cartas están marcadas y el desánimo sigue instalado en la mayoría de las mesas de contratación. El llamado inversor final, no existe o está pillado a niveles  alarmantes y en muchos casos imposibles de recuperar, al menos en el medio plazo, entre otras razones porque aquellos pocos afortunados que disponen de liquidez, aprovechan los movimientos laterales para entrar y salir rápidamente, con stops de pérdidas muy ajustados y objetivos de beneficios modestos. Y así parece evidente que es complicado, que las subidas tengan continuidad, al menos mientras las cosas sigan igual. Como dato curioso destacar que nuestro Ibex tiene treinta y cinco empresas cotizadas, se supone que las más importantes del país, y la ruleta del casino, sin contar el cero, treinta y seis.

La apertura con hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 6.579 y el máximo de los 6.773, para acabar cerrando en los 6.686 puntos. Buen cierre por hacerlo casi en la media de la sesión, respetando las referencias de control.

El aspecto técnico, pese a que el rango lateral en el que estamos actualmente continua invariable, (5.810 - 7.100), ha mejorado algo al conseguir convertir las zonas de resistencia de la semana anterior en soporte para esta, (6.910 - 6.570).

La recomendación de carácter general ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 6.570 o si no podemos con los 6.910 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 6.570 y de los 6.490 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del 14 al 21 de mayo), finaliza con un avance de 140 puntos equivalentes a una ganancia del 2,15 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.863, que suponen unas minusvalías del 29,98 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: el miércoles marcaron un mínimo en 3,761 para desesperación de sus fieles accionistas y regocijo de los cazadores de gangas que debieron entrar a saco consiguiendo una revalorización superior al 9 % en apenas una jornada. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los cuatro euros para los medioplacistas o no pierda los 4,10 para los perfiles más inquietos.

Santander: el apoyo en la zona de soporte de los 1,80 ha sido señal de entrada para los más valientes, aunque siga dando miedo acercarse viendo su actual deterioro técnico, pese a la insistencia de los analistas fundamentales en que está barato, barato. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 1,80 euros.

BBVA: la pérdida de los 2,60 le deja nuevamente a los pies de los caballos. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 2,50 o recuperación de los 2,60 euros.

Iberdrola: la recuperación de los 8,70 vuelve a animar su aspecto y la clave ahora está en ver si será, o no, capaz de romper los 9,10 continuando con la escalada  alcista. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,80 para los medioplacistas o no pierda los 8,90 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: encantado con la recuperación del precio del barril de petróleo y con ganas de acercarse de nuevo a intentar realizar "la prueba del nueve". Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,20 para los medioplacistas o no pierda los 8,40 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.