Encierro de balcones y azoteas

Van pasando los días y uno se acaba acostumbrando hasta al encierro, más en estos tiempos donde las nuevas tecnologías nos permiten vernos y escucharnos guardando las distancias. Parece que al final se impuso el sentido común, tras un escandalosa protesta en las redes sociales y nuestros hijos y nietos van a poder salir a pasear a la calle como si fueran mascotas, lo que no deja de ser un alivio al poder pasar del confinamiento riguroso a una especie de régimen abierto.

Los datos de la pandemia siguen siendo brutales, salvo en algunos lugares afortunados como Canarias, donde llevábamos dos días sin ningún fallecimiento y ojalá pronto pueda decirse lo mismo en el resto de territorio, por lo que una vez que se pueda dejar atrás el problema sanitario, que evidentemente es muy pronto para decirlo, habrá que ir pensando en las consecuencias económicas, ya que tienen toda la pinta de que van a ser devastadoras.

Ayer salieron publicados los PMI de Alemania y Francia del mes de abril y los datos no pueden ser más desalentadores, 34,5 y 31,5, marcando mínimos en la serie histórica. Para los lectores que no estén familiarizados con el dato, el consenso de analistas supone que por encima de 50, hay crecimiento, y por debajo de esa cifra indica recesión, por lo que se supone que vienen tiempos duros.

La clave va a estar en el tiempo que tardemos en conseguir salir de la que se avecina, porque no hace falta ser economista; basta con darse un paseo hasta el supermercado, donde por cierto la compra desde que empezó el confinamiento ha subido en torno al 20 %, para ver la cantidad de bares y pequeños comercios del barrio que posiblemente nunca más volverán a abrir sus puertas.

Mientras las bolsas, gracias a la inestimable ayuda del BCE, siguen manteniendo el tipo, pero hay que ser más selectivo que nunca, huyendo como la peste de las empresas fuertemente endeudadas, ya que más de una acabará saltando junto a su cotización por el balcón y las que lo han hecho mejor  tienen buen aspecto técnico, e incluso pueden beneficiarse con los nuevos tiempos, deberían ver pasar tranquilamente el tsunami desde la azotea de su sede central.

La apertura con hueco alcista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 6.713 y el máximo de los 6.797, para acabar cerrando en los 6.746 puntos. Buen cierre por hacerlo en la media de la sesión, respetando las referencias de control.

El aspecto técnico continúa siendo prácticamente el mismo, ya que lo único que ha cambiado es el rango estrecho, pasando a estar entre aproximadamente los 6.600 y los 6.800 puntos, mientras que el más amplio sigue sin variar, (5.810 - 7.100).

La recomendación de carácter general, sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 6.730 o si no podemos con los 7.100 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 6.730 y de los 6.670 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los "cinco magníficos"

La semana (del 16 al 23 de abril), finaliza con un retroceso de 17 puntos equivalentes a una pérdida del 0,25 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.803, que suponen unas minusvalías del 29,35 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: ha llegado a perder los cuatro euros para desesperación de sus sufridos y fieles accionistas. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 4,10 euros.

Santander: la pérdida de los dos euros complica su escenario aunque su posible recuperación es señal de entrada con stop de pérdidas muy ajustado. Liquidez salvo recuperación de la zona de los dos euros.

BBVA: ha estado muy castigado sumergido a bastante profundidad por debajo de los 2,70, pero su recuperación sirve como chaleco inflable. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,60 para los medioplacistas o no pierda los 2,70 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: ni rompe los nueve ni pierde los 8,70 y ahí sigue oscilando en el rango estrechos. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,70 para los medioplacistas o no pierda los 8,80 euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: parecía que se iba a buscar apoyo al soporte de los 7,10, pero ha frenado algo antes rebotando con fuerza desde ahí. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 7,70 para los medioplacistas o no pierda los 7,80 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de rie