Pico y pala

Ganas de ver al pico de la pandemia agotar la tendencia alcista y observar como empieza a caer la curva de fallecidos y afectados, porque detrás de la frialdad de las cifras hay personas con nombre y apellidos. Palas para enterrar a los muertos. Pico y pala para cavar avanzando por el túnel del tiempo y salir del pozo en el que han caído las cotizaciones, aunque me encantaría equivocarme, pero mi impresión es que pasarán varios años hasta poder recuperar los niveles de precios de mediados de febrero.

Vale que todo empezó con el 135, cuando la unión europea y especialmente Alemania nos obligó a modificar la Constitución, pasando a recortar a degüello especialmente en educación y sanidad. Vale que la gestión sanitaria está transferida a las comunidades autónomas por lo que la responsabilidad es compartida. Vale que casi nadie vio venir la ola, (recuerdan aquello de…”muere más gente por la gripe”), que se convirtió en tsunami, pero estarán de acuerdo conmigo en que la gestión de la crisis está siendo un auténtico desastre.

¿Cómo es posible que en el momento de escribir este comentario haya más de 5,400 profesionales sanitarios infectados, la mayoría de los casos por falta de medidas de protección para poder realizar correctamente su trabajo? Como diría León Felipe en uno de sus poemas de Antología Rota…”Respondedme enfermeros del manicomio”

No es momento para restar sino para sumar y una vez que salgamos de esta superando la pandemia, llegará el tiempo de exigir responsabilidades, pero aunque sea política ficción, no quiero ni imaginar la que estaríamos liando si esto mismo hubiera ocurrido gobernando Rajoy o cualquier otro del PP. Las protestas que hicimos cuando el Ébola o el Prestige, comparadas con la que habría montada, sería un juego de niños.

Vienen tiempos duros y sospecho que las pérdidas bursátiles, pese a lo abultado de las mismas en la mayoría de las carteras que conozco, serán “peccata minuta comparadas con el aumento del paro hasta cifras olvidadas hace tiempo. Nos guste o no, somos un país de servicios, especialmente en comunidades como la canaria donde el turismo es casi la única fuente de ingresos y según datos de finales de 2019, a nivel nacional aporta el 12 % del PIB y el 13 % del empleo.

La apertura con hueco bajista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 6.759, y el máximo del cierre en los 7.038 puntos. Muy buen cierre por hacerlo en la cresta de la ola, marcando máximos de la sesión respetando los niveles de control.

El aspecto técnico ha mejorado, especialmente gracias al séptimo de caballería de la FED con sus barriles de cortesía trayendo whisky para todos, aunque sigue sin haber muchos motivos para la esperanza, al menos hasta recuperar la cota situada en torno a los 7.140 puntos. Al mínimo anual en torno a los 5.810 puntos que destacábamos la pasada semana, podemos añadir el hueco de posible agotamiento de caída del martes, por lo que solamente faltaría otro de continuidad alcista, para poder pensar que la salida del pozo está más cercana.

La recomendación de carácter general con la recuperación de los 6.600 puntos, ha pasado a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 6.640 o si no podemos con los 7.140 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 6.400 y de los 6.230 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”

La semana (del 19 al 26 de marzo), finaliza con un avance de 637 puntos equivalentes a una ganancia del 9,97 %, dejando al IBEX 35 con una bajada de 2.516, que suponen unas minusvalías del 26,35 % en lo que llevamos de ejercicio.

Telefónica: no pudo con su zona de resistencia bajando a buscar nuevo soporte en torno a los 4,20 donde parece que aguanta. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 4,40 euros.

Santander: la recuperación de los 2,20 nos metía de nuevo en la partida y esperemos que está vez no nos expulsen de la mesa de juego. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 2,30 para los medioplacistas o no pierda los 2,40 euros para los perfiles más inquietos.

BBVA: al igual que su colega cántabro, recuperar la zona de resistencia de los 2,70 invitaba a arriesgar unos ahorriillos. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,10 para los medioplacistas o no pierda los 3,20 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: ha estado coqueteando con la zona de los 8,60 para finalmente arrancar con fuerza superando al cota del nueve. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,80 para los medioplacistas o no pierda los nueve euros para los perfiles más inquietos.

Repsol: superar los 6,90 vuelve a darle esperanzas de rebote. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,80 para los medioplacistas o no pierda los 7,50 euros para los perfiles más inquietos.

Como siempre, feliz semana y mucha suerte en la bolsa y en la vida.

AVISO LEGAL: este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones. Son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo